Ir al contenido principal

Entradas

El fuego atávico

Sin especial entusiasmo suelo frecuentar alguna que otra hoguera al caer la noche de la víspera de San Juan. Mi interés es más antropológico que ocioso o espiritual. Cada año me pregunto qué mecanismo concreto llevará a toda aquella gente a congregarse alrededor del fuego. Una respuesta fácil sería que se trata de la excusa de tomar unas cervezas en la calle y pasar el rato con los amigos, sobre todo teniendo en cuenta que el festejo esta vez ha caído en sábado. Pero cada vez ando más convencido de que algo se enciende en el interior de todos los asistentes. Algo, desde luego, muy profundo, muy antiguo...Quizás ellos mismos no lo sepan. Seguramente, yo tampoco esté muy seguro. Simplemente especulo, no se trata de nada muy científico. Veo auténtica fascinación, en ocasiones éxtasis. La gente observa hipnotizada las llamas como si asistiera a un espectáculo único. En ocasiones, escuchas los murmullos de los borrachos, pero en otras se impone un silencio sagrado. Y entonces, el crepitar…
Entradas recientes

El grito primario de John Lennon

La década de los 70 del pasado siglo fue una época muy orientada a la experimentación. El arte, la cultura, incluso la ciencia, sufrieron profundas transformaciones que influyeron en la forma del ver el mundo. Estas alteraciones de la realidad estuvieron alimentadas, en gran medida, por eso que se llamó la contracultura. Lo convencional ya no funcionaba, prevalecía lo alternativo. Con este contexto socio histórico, no era de extrañar que en el país que alumbró el movimiento hippie tuviera bastante predicamento una terapia psicológica bastante heterodoxa (pseudociencia dirían algunos) denominada primal scream, algo así como “el grito primario”.
Su promotor, Arthur Janov, escribía esto en la contraportada de su libro The primal scream en 1970: "Hace algunos años oí algo que había de cambiar el curso de mi vida profesional y la vida de mis pacientes. Lo que oí quizá pueda cambiar la índole de la psicoterapia, tal como se la conoce hoy: un grito espeluznante nacido de las profundida…

Canarias y la gripe española

La mal denominada “gripe española” fue una de las mayores crisis sanitarias de la Historia de la Humanidad. Tuvo lugar en 1918, hace justo 100 años, prácticamente coincidiendo con la finalización de la Primera Guerra Mundial y, posiblemente, precipitando el fin de la contienda debido al número de bajas que provocó en algunos frentes. Supuso un cuello de botella dentro de la cronología del ser humano que ocasionó la muerte de al menos 50 millones de personas (algunas estimaciones hablan de 100 millones). 
Casi la mitad de la población mundial afectada El impacto en la población mundial fue descomunal: al menos 1.800 millones de personas habrían resultado contagiadas, prácticamente la mitad de los habitantes del planeta.  Esta abrumadora capacidad de contagio llama mucho la atención si tenemos en cuenta que la epidemia se produjo en 1918, una época en la que el concepto de globalización (un factor determinante en las epidemias recientes) aún resultaba un tanto lejano y la aviación comerci…

Los misterios del accidente de Los Rodeos en Cuarto Milenio

El pasado 27 de marzo se cumplieron 41 años del trágico accidente de Los Rodeos, la considerada como mayor tragedia aérea de la historia de la aviación. Sucedió en Tenerife, una tarde de domingo con espesa niebla. Las causas del accidente son bien conocidas porque han sido analizadas hasta la saciedad. No en vano, supuso un punto de inflexión en la aplicación de medidas de seguridad aéreas.
Historias que se hacen virales Era inevitable que antes semejante drama (fallecieron 583 personas) surgieran historias de corte paranormal que, en cierta manera, intentaran darle un sentido al suceso. En su momento, hace más de diez años, precisamente con motivo del 30 aniversario de la catástrofe, el periodista Héctor Fajardo y yo iniciamos una investigación al objeto de recopilar todos los testimonios en torno a este suceso que no tuvieran una fácil explicación. Estos hechos extraordinarios incluían premoniciones del accidente, apariciones fantasmales y la presencia de elementos químicos en los a…

Una historia sobre el control mental: La muerte de Frank Olson

El 28 de noviembre de 1953, Frank Olson (en la imagen de cabecera) cayó desde el décimo piso del Hotel Pennsylvania, en Manhattan, Nueva York. Las circunstancias que envuelven a este suceso siguen siendo un enigma aún a día de hoy, 65 años después. Algo que ha llevado a su hijo, Eric Olson, a una inacabable peregrinación para arrojar algo de luz a un asunto que ha señalado a la propia administración de Estados Unidos. En definitiva, una historia de David contra Goliath.
Una copa de cointreau en Fort Detrick Frank Olson trabajaba en un proyecto de guerra química dentro de un programa secreto del ejército de Estados Unidos. La CIA necesitaba sujetos experimentales para llevar a cabo unas pruebas de ingesta de LSD  y Olson fue objeto de uno de estos ensayos aparentemente sin su consentimiento. Los hechos se iniciaron en un refugio secreto en Fort Detrick. Se convocó a algunos funcionarios para una reunión para la que los motivos reales nunca fueron desvelados. A los asistentes se les admin…

Luces y ruidos extraños en el convento de San Agustín de La Laguna

Los relatos sobre apariciones de fantasmas y fenómenos paranormales son universales, pero ciudades como La Laguna parecen ser el hábitat perfecto para que este tipo de testimonios afloren en cada esquina. Quizás, porque su casco antiguo suma ya más de 500 años. Quizás porque la ciudad está levantada encima de una antigua laguna y nadie sabe aún a ciencia cierta que esconden sus cimientos. O quizás porque en sus primeros años de historia fue la urbe más importante del archipiélago, y por allí pasaron todas las grandes familias, cada una con su bagaje, con sus miserias y sus éxitos, sus luces y sus sombras. En sus largas calles adoquinadas aún parece que resuenan los ecos de historias extraordinarias que tuvieron que suceder hace cientos de años. Los antiguos edificios las flanquean solemnemente y parecen querer hablar a los viandantes. Cuando caminas por la calle San Agustín, una edificación destaca inevitablemente: el convento de San Agustín, adyacente a la Iglesia de la misma orden q…