Ir al contenido principal

La máquina de Dios


El pasado 28 de marzo, en un tribunal de justicia de Honolulu, Hawai, se presentó una denuncia insólita. Los demandantes, el norteamericano Walter L. Wagner y el español Luis Sancho, esperaban paralizar la próxima inauguración de un gigantesco proyecto científico: el LHC o Gran Colisionador de Hadrones. Según sus razones, el día que se encienda el interruptor, la realidad dejará de existir, como si pulsáramos el botón de off del televisor.
El LHC constituye un ambicioso programa científico auspiciado por el CERN , la Organización Europea para la Investigación Nuclear. Se trata de un túnel de 27 kilómetros de longitud, situado entre Francia y Suiza. Si quisiéramos recorrerlo a pie, tardaríamos unas cuatro horas.
El Gran Colisionador de Hadrones constituye un acelerador de partículas. Es decir, a través de este kilométrico túnel van circular partículas subatómicas, a velocidades cercanas a la luz, para provocar que colisionen entre ellas. Estos choques entre protones permitirán estudiar procesos físicos de gran importancia.
Por ejemplo, se podrá constatar la existencia de partículas hipotéticas como el bosón de Higgs. Esta micropartícula se considera una especie de santo grial de la Física de partículas. Su hallazgo permitiría rellenar huecos en algunas teorías y llevarnos a la tan deseada “unificación de la Física” que nos daría una visión continuada y completa de la realidad.
Se podrá estudiar la enigmática naturaleza de la masa. Algo que en la vida cotidiana consideramos tan mundano (tanto que no reparamos en ello cuando en el mercado pedimos doscientos gramos de mortadela), en el campo de la Física Cuántica tiene un interés capital. Los científicos se preguntan por qué los protones tienen la masa que tienen. Si hubiera sido otra, nosotros no existiríamos para plantearnos estas cuestiones. De hecho, el Universo sería otra cosa bien distinta a lo que conocemos ahora.
Existe la posibilidad de que en las entrañas del CERN, aparezca, como por arte de magia, alguna partícula exótica. Incluso, que las mediciones que se lleven a cabo arrojen algo de luz sobre la tan misteriosa materia oscura. Ésta constituye el 95% del Universo. Está por todas partes y no tenemos ni idea de por qué está compuesta. Y es que vivimos en medio de un mar de incertidumbre…
Otras posibilidades potenciales del LHC hablan de registrar otras dimensiones aparte de las ya conocidas, tal y cómo predice la controvertida Teoría de Cuerdas, o plantar la semilla de los futuros viajes en el tiempo… Fascinante.
Sin embargo, todo parece tener un precio. Los denunciantes de Honolulu, Wagner y Sancho, afirman que las medidas de seguridad no serán las suficientes en el momento en que el LHC empiece a trabajar, previsiblemente este próximo otoño. Creen que las enormes energías que se desarrollarán, como consecuencia de las colisiones de partículas a altas velocidades, podrían desatar algún fenómeno de la naturaleza no previsto o desconocido. Todo apuntaría a la aparición, en el laboratorio, de un microagujero negro.
Se piensa que, en el Universo, los agujeros negros son la consecuencia de procesos altamente energéticos, como el colapso de una estrella muy masiva o los restos de una hipernova. En un laboratorio, podría repetirse. Según algunos críticos del LHC, si tuviera lugar este microagujero negro, engulliría a toda la Tierra. Un astronauta que estuviera en la Estación Espacial Internacional vería desaparecer a nuestro planeta. En su lugar, tan sólo quedaría un minúsculo agujero negro.
Para poner fin a tanta especulación, los responsables del CERN han encargado un estudio sobre seguridad a cinco científicos. Este informe viene a ser una extensión de otro desarrollado en 2003 y que básicamente llega a las mismas conclusiones. Descarta cualquier peligro para la Tierra, derivado de las experiencias en el LHC.
Un agujero negro no tendrá lugar el acelerador de partículas, sencillamente, porque aún no ha tenido lugar un fenómeno semejante en relación a otros procesos que implican mayores cantidades de energía en nuestro planeta. Hablaríamos por ejemplo de los potentes rayos cósmicos que, provenientes de rincones muy lejanos del espacio, colisionan a diario con nuestra atmósfera. Ello lleva sucediendo millones de años…y nada ha pasado.
En palabras de los propios responsables del proyecto: “en el LHC no ocurrirá nada que no haya pasado ya en la historia de la Tierra”
En cualquier caso, nos queda poco tiempo para salir de dudas. El LHC entrará en funcionamiento en noviembre. El día que arranque, entrarán en juego energías nunca desarrolladas anteriormente por el hombre. Se alcanzarán temperaturas de cientos de miles de veces la de nuestro sol, todo ello, paradójicamente, en un entorno de frío absoluto (273 ºC). Ello será posible en un ambiente de vacío extremo. Posiblemente, el LHC constituya, a partir de ese momento, el lugar más vacío del sistema solar. Ya lo llaman ultravacío.
A partir de entonces, mientras una parte del mundo duerme y otra se levanta para ir a trabajar, en un lugar de Europa se estarán reproduciendo los primeros segundos de vida del Universo. Estaremos dando nuestros primeros pasos para conocer o crear otras realidades.

Publicado en La Gaceta de Canarias

Hector Fajardo
Alfonso Ferrer

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…