Ir al contenido principal

La conexión lunar del terremoto de Japón

Un desastre de tintes apocalípticos como el que se desató en Japón el pasado 11 de marzo no podía quedar al margen de la inevitable oleada de teorías exóticas que inundan internet.
Posiblemente, la más sorprendente es la que nos remite a la de la Superluna. Este fenómeno consiste en una máxima aproximación (que los expertos denominan "perigeo")de nuestro satélite, que el sábado 19 de marzo estará tan solo a 356.000 kilómetros de la Tierra. La lógica parece indicarnos que si las dinámicas lunares influyen en algunos procesos de nuestro planeta, como es el conocido mecanismo de las mareas de los océanos, incluso de las denominadas "mareas de tierra", que afectan a los continentes, podría ocurrir que al estar la Luna más cerca, estos efectos se acentuaran más, incrementando el riesgo de terremotos.


Uno de los principales valedores de esta teoría es el astrólogo norteamericano Richard Nolle (presentado erróneamente en algunos medios digitales como 'astrónomo'). En su sitio web asegura que existe una relación directa entre los perigeos lunares y numerosos desastres naturales registrados en el pasado.Para el adivino, los efectos son mayores cuando se produce un alineamiento de nuestro planeta con el Sol y la Luna, estando ésta en máximo acercamiento a nuestro planeta. Durante el transcurso de este fenómeno astronómico se "abre una ventana" de unos dos o tres días en los que pueden tener lugar "grandes temporales de costa, tormentas severas, terremotos poderosos y erupciones volcánicas; la naturaleza entera sufre sobretensiones bajo la influencia del alineamiento de una superluna".
El astrólogo establece las conexiones de la superluna con algunos notables desastres producidos durante la Historia de nuestro planeta: la erupción del monte Pinatubo el 15 de junio de 1991, el terremoto de 7.3 grados en la escala de Ritcher que asoló Turkemistan el 6 de octubre de 1948, llevándose consigo 110.000 vidas, o el huracán que arrasó Texas el 8 de septiembre de 1900, dejando 8.000 muertes por el camino.Los tres casos citados por Nolle se habrían producido dentro de los tres días de una superluna. A estos registros añade otros sucesos más recientes como el del huracán Katrina, fenómeno que empezó a originarse en el Golfo de México bajo la influencia de la superluna del 19 de agosto de 2005.
Las predicciones de Nolle se realizaron antes de que la catástrofe de Japón tuviera lugar. La superluna del 19 de marzo la considera como especialmente "extrema" debido a que va estar especialmente cerca de la Tierra,  ensanchando por tanto la ventana de sucesos a un horizonte de 5 días; concretamente, del día 16 al 22. Para estos días pronostica grandes temporales de costa, importante actividad eléctrica que podría provocar intensas tormentas y lluvias abundantes que podrían producir inundaciones. También añade la alta probabilidad de que se produzca actividad sísmica en una escala de 5 grados o más en la escala de Ritcher y "tsunamis y erupciones volcánicas".
Los vaticinios del astrólogo se basan en una observación científica validada por expertos como el sismólogo como John Vidale, de la Universidad de Washington, para quien está claro que "tanto el Sol y la Luna ejercen una ligera tensión sobre la Tierra". El experto asegura que durante los días de Luna Llena y Luna Nueva, debido a esta alineación con el Sol, este hecho provoca un aumento en la actividad sísmica de alrededor un 1% y "una actividad ligeramente más alta en los volcanes". Aunque esto no guarda ninguna relación con el fenómeno de la superluna.
Además, los augurios de Richar Nolle cometen la trampa de haber situado al terremoto/tsunami de Japón (ocurrido el 11 de marzo) fuera del horizonte de sucesos de la superluna del 19 de marzo (aún teniendo en cuenta el margen de cinco días). En cualquier caso, ya es inevitable que las expectativas en muchos foros y redes sociales de internet se hayan acentuado ante el espectacular fenómeno lunar que tendrá lugar el próximo sábado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…