Ir al contenido principal

Bin Laden estaría vivo...y muerto

A punto de cumplirse un año de la operación secreta estadounidense que puso fin a la vida de Bin Laden en una aldea de Pakistán, las especulaciones sobre el auténtico paradero del que fuera líder de Al Qaeda no han hecho más que crecer. Para muchos, lo que se contó en los días posteriores desde los medios de comunicación generalistas no son más que patrañas. Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Kent aporta claves para entender el éxito entre el público de las teorías que se oponen a las versiones oficiales.

Una historia de violencia
El dos de mayo de 2011 un comando de élite de las fuerzas militares estadounidenses se adentró en dos helicópteros, al anochecer, en territorio paquistaní. Tras tomar tierra dentro del complejo en el que estaba localizado Bin Laden, en la localidad de Abbottabad, los marines intercambiaron disparos con los leales al líder islamista, dando muerte a algunos de ellos, incluyendo a una de sus esposas. Posteriormente, en condiciones poco aclaradas, Bin Laden sería ejecutado.

Según la versión oficial -la única que se ha podido conocer en relación a los hechos- su cuerpo fue trasladado en helicóptero al portaaviones USS Carl Vinson. Tras haberse efectuado las oportunas pruebas de ADN para asegurar la identidad del objetivo, fue arrojado al mar. Tal y como trasladaron los propios americanos, esto se hizo siguiendo fielmente los rituales de enterramiento practicados en el mundo musulmán. La finalidad era evitar darle sepultura en tierra para no inaugurar un santuario que fuera fuente de nuevos conflictos.
Las primeras sospechas sobre la veracidad de la operación fueron manifestadas por los talibanes de Afganistán. Uno de sus portavoces aseguraba en los siguientes días: “Los estadounidenses no han mostrado pruebas creíbles de la muerte de Osama Bin Laden y su muerte no ha sido confirmada por fuentes cercanas al líder”.
Muchos de los que creen que Lady Di
fue asesinada, también piensan que
simuló su muerte
Los rumores relacionados con el destino real del terrorista no tardaron en llegar a los mentideros occidentales de la conspiranoia; más concretamente al hábitat natural de este tipo de historias: Internet. En líneas generales, podemos resumir en tres las teorías alentadas en estos foros: que Bin Laden aún siguiera vivo, que ya hiciera algún tiempo que estuviera muerto y, las más sorprendente, que jamás hubiese existido.
Recientes investigaciones publicadas en la revista Social Psychological and Personality Science demuestran que varias de estas posibilidades pueden coexistir simultáneamente en la mente de los conspiranoicos.

Vivo y muerto
Michael Word, Karen Douglas y Robbie Sutton, de la Universidad de Kent, demostraron las complejidades psicológicas en las que incurren este tipo de historias con dos curiosos experimentos.
En uno de ellos, emplearon a 137 estudiantes. Los investigadores seleccionaron una de las conpiraciones preferidas por el público, la relativa al supuesto asesinato de la princesa Diana. Gran parte de los estudiantes, tras ser interrogados sobre este asunto, pensaban que había sido eliminada por los servicios de inteligencia británicos. Pero lo curioso, es que un porcentaje significativo de éstos, también opinaban que habría podido simular su propia muerte. Dos versiones de la historia muy diferentes, como puede comprobarse, que obedecerían presuntamente a motivaciones totalmente divergentes. Nada que ver una cosa con la otra.
En otra de las pruebas, 102 estudiantes fueron encuestados sobre su punto de vista en relación al paradero de Bin Laden. Un porcentaje pensaba que había escapado vivo del tiroteo, algo compartido por una parte sorprendentemente grande de la población. Lo más extraño, sin embargo, es que muchas de estas personas también opinaba que el terrorista ya llevaba algunos años muerto. ¿Cómo es posible?
Obama y sus colaboradores
siguieron la operación en Paquistán
como si se tratara de un reality TV


El milagro de la lógica deductiva
La clave para entender esta forma de pensar por parte de quienes creen ciegamente en las conspiraciones es que son más dados a aplicar la lógica deductiva a la información que les llega. Ésta consiste en valerse de una ley inamovible –por ejemplo, “hay que desconfiar de la autoridad”- para explicar cualquier realidad.
Lo contrario, el proceso inductivo, consiste en recoger datos con los que, a posteriori, pudiésemos elaborar una teoría que explicase lo que ha ocurrido.
Pero a los conspiracionistas, esto no les vale. Ellos ya saben que la versión oficial es falsa, y cualquier prueba que pudiese desmontar su visión del mundo ha sido manipulada por los servicios de inteligencia. Solamente eligen las informaciones que permitan confirmar su teoría previa. Así, se mueven permanentemente en un mundo hecho a medida en el que solo un grupo de elegidos conoce la verdad. De hecho, no es extraño encontrar ciertas dosis de lenguaje mesiánico en los sitios webs dedicados a elaborar conspiraciones.

Chapuzas oficiales
Sin embargo, no es menos cierto que la forma en que las autoridades trasladan su versión de los hechos a la opinión pública suele ser muy defectuosa. Probablemente, no sea algo que les preocupe mucho.
En los últimos días, hemos conocido que muy posiblemente el destino final de los restos de Bin Laden no haya sido el Océano Índico, sino unas instalaciones militares en Dover, Delaware, en Estados Unidos. Esto por lo menos es lo que se deduce de la última filtración de Wikileaks en la que se ha hecho público un email enviado por Fred Burton, vicepresidente de la compañía privada de espionaje Stratford. “Me informan de que nos hemos traído el cadáver. Gracias a Dios”, manifestó Burton, una vez tuvo conocimiento del resultado de la operación de los marines.
En la mente del público está la idea de que si el destino final de los restos de Bin Laden fue una mentira, ¿por qué no iba a serlo el resto de la historia? A muchos no les falta razón.
Son muchas otras las razones que alientan las conspiraciones: la falta de transparencia respecto a los hechos relatados por las autoridades, la ausencia de pruebas, la poca verosimilitud de una noticia elaborada por el gabinete de prensa del propio gobierno…
Quizás, la verdad se encuentre en un pantanoso término medio entre la leyenda y las versiones oficiales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…