Ir al contenido principal

Las guerras del futuro serán contra las máquinas


En un mundo donde casi todo ya se realiza a distancia, en un aparente proceso de deshumanización,  un fenómeno tan humano como la guerra no podía quedar al margen. Nadie quiere ser responsable o testigo directo de una matanza. Por eso, los militares han inventado máquinas para que hagan el trabajo sucio. Pero parece haberse iniciado un proceso imparable en el que se podría perder el control.
Parece innegable el papel que están teniendo en escenarios como Afganistán o Iraq los drones, esos avioncitos no tripulados, aunque dirigidos a distancia. Estos artilugios de los que Estados Unidos es el principal fabricante –y usuario- en el mundo, suelen realizar de manera discreta labores de reconocimiento y vigilancia de objetivos, pero también de eliminación de los mismos.

Su uso ha sido tremendamente polémico en los últimos tiempos.  No es para menos si tenemos en cuenta que las maniobras de estas aeronaves han dejado numerosas bajas civiles. Se calcula que desde 2004 han provocado 2.000 víctimas, entre militares y civiles.
Que mueran mujeres o niños en cualquier conflicto bélico es inadmisible pero si esas muertes son perpetradas por una máquina, aunque sea dirigida a control remoto por una persona, la inquietud es aún mayor si cabe.
La investigación militar en este campo, sobre todo por parte de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, se está encaminando a eliminar errores humanos en este tipo de tecnologías. Ello pasaría por hacer a las máquinas de batalla totalmente autónomas.
Manifestación contra los drones en Peshawar (Pakistán)
(AP, Mohammad Sajjad)
Así, parece anunciarse un tiempo no muy lejano en el que no solo drones aéreos, sino también aparatos que puedan moverse por tierra o mar, puedan decidir la eliminación de determinados objetivos en base a una serie de algoritmos.
De paso, se le ahorraría a más un soldado un grave problema de conciencia si ha tenido que ejecutar a un objetivo.

Matar sin conciencia
En un reciente estudio llevado a cabo por parte de la Fuerza Aérea americana se llegó a la conclusión de que un 30% de los pilotos de dronessufrían problemas emocionales, llegándose al caso, incluso,  de presentar episodios de estrés post traumático.
Aunque las misiones con aviones no tripulados se llevan a cabo en Afganistán, el piloto ejerce su labor en alguna base militar estadounidense, habitualmente en Nevada. La distancia no parece ser un obstáculo para que acabe sintiendo empatía por la persona a la que quitará la vida. Se trata de gente a la que previamente han estado siguiendo durante días o meses, personas con una vida y una familia. Según apunta el Coronel Kent McDonald, coautor del informe, “cuando tienes que matar a alguien u observar como son eliminados, eso te puede  provocar algunos replanteamientos sobre la vida, una crisis existencial”.
La naturaleza humana del ejecutor podría retardar una operación o incluso evitarla. Pero, claro, los drones son unos aparatos costosísimos y ponerlos sobre el terreno también. La mejor forma de subsanar el problema es sacando al ser humano de la escena. Es decir, que la máquina decida por sí misma.
Los "centínelas" eran los drones de guerra de Mátrix
No hablamos de proyectos que sean ciencia ficción. Una entidad solvente como Human Right Watch ha alertado sobre una incipiente escalada en la investigación y fabricación de robots de guerra autónomos.
En su informe de 50 páginas “Perder la humanidad: Razones para rechazar el uso de robots de combate”, la organización advierte que estos aparatos “están preparados para seleccionar y atacar objetivos sin intervención humana”. En una situación en la que un ser humano decide si debe matar a otro intervienen valores como la empatía, el perdón, la compasión…Todo ello se reduciría a cenizas con los robots autónomos.
Además, se plantearían preguntas sin respuesta hasta el momento: ¿Quién sería el responsable de una muerte? La responsabilidad se podría diluir tanto que se perdería por completo. Esto nos llevaría a una grave indefensión jurídica hacia las víctimas civiles de una intervención bélica. Por otro lado, “que las máquinas decidan quién puede vivir y quién puede morir en el campo de  batalla sería permitir que la tecnología vaya demasiado lejos”.
Human Right Watch advierte que estas máquinas podrían ser una realidad en el terreno en 20 años y propone su prohibición de forma absoluta.
El posible uso de robots  de guerra autónomas es un signo de los tiempos. Es la consecuencia inevitable de la forma de actuar de una sociedad que cada vez delega más en las máquinas el trabajo incómodo. Pero por la misma regla por la que, en un futuro cercano,  los robots entrarían en combate, también pilotarían aviones comerciales, nos harían la comida o cuidarían a nuestros hijos cuando estemos en el trabajo. Cabría plantearse si este es el escenario hacia el que queremos dirigirnos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…