Ir al contenido principal

El corazón se para, la vida sigue


En pleno siglo XXI, la muerte sigue siendo un terreno insondable para el ser humano, la última de las fronteras. El misterio de su auténtica naturaleza solo puede ser tratado con algunas aproximaciones filosóficas. La Ciencia, por otro lado, -la Ciencia que nos ha llevado a la Luna y ha erradicado enfermedades-  no tiene respuestas claras para cuestiones elementales como establecer el momento exacto de la muerte. Algo que parece importante si no queremos enterrar a alguien vivo. Casos no faltan.
En este territorio pantanoso, en el que abundan preguntas y faltan respuestas, a veces aparece un rayo de luz que nos permite vislumbrar algunas claves. En medio de los temores, prejuicios y tabúes que aún despierta el estudio médico de este tema, surgen investigadores que intentan ir un paso más allá. Lo primero que parece claro es que cuando alguien muere, no es como si apretásemos  el interruptor para apagar la luz. La cosa parece un poco más compleja.

“Es posible devolver a una persona a la vida”
Sam Parnia es director de investigación de la Escuela Universitaria de Medicina Stony Brook, en Nueva York. El principal tema de trabajo de Parnia es la muerte, y últimamente ha estado ocupado en la posibilidad de resucitar a una persona. Sin duda, la propuesta del investigador es valiente aunque está bien sustentada.
Parnia es autor del libro “Eliminando la muerte: La Ciencia está reescribiendo la frontera entre la vida y la muerte”.  En la obra trata la problemática actual en el ámbito médico para determinar el fallecimiento de un paciente. Una de sus conclusiones es que no todo acaba cuando los signos vitales dejan de existir. “Los estudios de los últimos diez años nos han demostrado que después de que la persona muere, solo después, comienza el proceso de muerte de las células del cerebro”, afirma Parnia. 
La naturaleza ofrece un margen al difunto que podría permitir a los médicos revertir la situación si se dispone de la técnica necesaria. Y es que, aunque pudiera perecer que la muerte sucede en cuestión de minutos, “las células del cerebro pueden funcionar hasta ocho horas después del fallecimiento”.  Parnia asegura que, manipulando el proceso, “se puede restablecer el corazón y devolver a la persona a la vida”.
La idea es que si el corazón se para, esa resucitación es posible, si el cerebro deja de funcionar, no. “Mucha gente cuyo corazón se ha parado durante periodos cortos, unos 20 minutos más o menos, han sido revividas. No podría ocurrir lo mismo con el cerebro. Y si así fuera, sus funciones cerebrales estarían tan dañadas que no podría relatar su experiencia”, explica el profesor.
Esta circunstancia desmitifica directamente las denominadas Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM). Éstas, no dejarían de ser la manifestación del funcionamiento de un cerebro que se deteriora. Si el cerebro deja de funcionar, no hay experiencias ECM, la muerte es segura. Y nadie ha regresado de la muerte para describir como es la luz al final del túnel.
El investigador emplea el ejemplo de una planta. Cuando la cortamos, sigue estando viva durante un tiempo. Incluso un árbol, cuando es arrancado por una tormenta, no se pudre hasta transcurridas semanas o meses. El cerebro también está constituido por tejidos que sobreviven durante un periodo a la muerte del corazón.

Terror a ser enterrado vivo
La necesidad de establecer el momento del óbito no es nueva. Llegó a convertirse en una obsesión en la Europa del siglo XIX. El temor a ser enterrado vivo se convirtió en uno de los miedos populares más extendidos. Numerosos autores e intelectuales dedicaron ensayos a dirimir esta cuestión. Algunos, con claro tono sensacionalista, aseguraban que una de cada diez personas era enterrada viva.
Esta incertidumbre motivó el diseño de proyectos rocambolescos como el sistema de una campana que iba unida con una cuerda al féretro bajo tierra. Si el finado despertaba de su letargo, podía pedir ayuda. En Alemania, se hicieron populares los “mortuorios de espera” o “casas de muertos”. Se trataba de estancias en las que el difunto era expuesto al aire hasta que aparecían los signos inequívocos de putrefacción. En ese momento se le daba sepultura.
Por otro lado, las investigaciones de Sam Parnia nos llevan a una profunda reflexión que tiene que ver con la actitud de los familiares y allegados del fallecido; con la liturgia que impera en los momentos inmediatamente posteriores al deceso. El periodo de duelo alcanzaría su máxima significación.
Según el investigador, “la conciencia no desaparece repentinamente cuando el corazón se para”. Se va diluyendo poco a poco.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…