Ir al contenido principal

Hacerse vidente en tiempos de crisis

Los tiempos actuales, cargados de incertidumbre y de desesperanza, son el caldo de cultivo perfecto para que mucha gente caiga en las redes de los vendedores de humo. No es difícil abrir el periódico por la sección de anuncios y encontrar ofertas laborales que no son lo que parecen a primera vista. Todo está revestido de una forma muy atractiva, con promesas de éxito y grandes ingresos económicos.
En el caso que nos ocupa, nos remitimos al pantonoso mundo de las líneas de teléfonos del tarot. Hace unas semanas, recibía el email de Julio, un joven de 30 años cuyo futuro se ha venido abajo durante el último año, debido a numerosas circunstancias. Julio, como otros tantos desempleados, compra el periódico todos los domingos para tantear las ofertas de empleo. Cierto día, leyó un anuncio que rezaba: "Hazte tarotista, una profesión en rápido crecimiento. No es necesario tener experiencia previa". Aquello escamó a mi comunicante, pero la falta sangrante de perspectivas laborales le motivó a llamar y a informarse. No tenía nada que perder. O eso pensaba entonces.

Tarotista por cien euros
Le atendió una señora de unos cincuenta y tantos que hablaba en nombre de un gabinete de tarotistas bastante conocido. Con un tono sumamente amable y cercano, le dio una explicación de lo que podría ser su trabajo como tarotista por teléfono. "Ante todo, no somos videntes, somos asistentes. Ayudamos a personas que necesitan ayuda, que están desesperadas", aclaraba su interlocutora. Es la famosa coartada de los mercaderes del tarot. Recubrir su actividad con una pátina de servicio social les legitima, y mucho en los tiempos que corren. De paso, evitan ser tachados de brujos o estafadores. Ellos mismos son los primeros que saben que adivinar el futuro es una cosa muy complicada.
A Julio se le dijo que, antes de iniciar su trabajo como tarotista, tendría que asistir a un curso de un mes en el que se le explicarían algunas cuestiones elementales sobre el significado de las cartas del tarot. La cosa le saldría saladita: cien euros. Fue citado un viernes por la mañana en un segundo piso de un bloque de Ofra, en Santa Cruz de Tenerife. " Me abrió la puerta una señora de unos sesenta años que me invitó a pasar. Entramos en el salón de su casa. Estaba todo aquello lleno de velas y de santos", relata Julio. Uno de los momentos más surrealistas llega cuando es llevado ante un gran retrato de la difunta madre de la dueña de la casa, que presidía el salón, y obligado a persignarse delante de la imagen. "Me dijo que eso tendría que hacerlo todos los días que entrara por aquella casa", apostilla.
Durante aquellas sesiones, Julio, entre gemas mágicas y aromas de incienso, aprendió a descifrar los secretos de los arcanos mayores, los arcanos menores, las cartas protectoras, las distribuciones en las tiradas, etc.
 Cierto día, le incomodaba un dolor en la espalda. La "maestra" intentó aliviar la molestia de una forma muy peculiar: mediante una imposición de manos. "Me pidió que me relajara en la silla y que dejara la mente en blanco. Entonces, esta mujer se queda por detrás mío y me pone las manos por encima de la cabeza con las manos abiertas. Empezó a susurrar no se qué cosa de los ángeles protectores. Yo estaba como flipando pero le seguí el rollo". Finalmente, la dolencia muscular solo se pudo aliviar después de pasar por la farmacia, según nos aseguró.
La "experta" le pidió que se comprara un mazo de cartas para las clases, cartas que después le servirían para ejercer como tarotista ya que quedarían "impregnadas de su aura". Esto presuntamente les otorgaría más poder. Pero antes tendría que someterlas a un ritual un tanto bizarro. "Me dijo que me pasara el día tocando las cartas para que les trasmitiera mi esencia y que por las noches las sacara al balcón y las dejara allí hasta la mañana, para que les llegara la luz de la Luna y así se cargaran". La voluntad y la desesperación de Julio lo convirtieron en un entregado a la causa. Ya no tenía nada que perder. Así que acató las instrucciones de su mentora, aunque ello le costó la compra de un nuevo juego de cartas ya que el anterior quedó inservible tras una llovizna durante una madrugada.
La paciencia de Julio pareció agotarse cuando el mes de preparación llegaba a su fin. La instructora le dijo que su formación aún no había concluido y que le haría falta otro mes adicional, previo pago de otros cien euros, claro. Julio se negó rotundamente. Quería empezar a trabajar ya, en lo que fuera y como fuera, pero ya mismo.

Leyendo el futuro desde casa
"Se me puso en contacto con otro número de teléfono para que me diesen las instrucciones para trabajar desde casa. Todo era como una película de espías. Nadie se llamaba por su nombre ni te atendían personalmente. Todo se hizo por teléfono. Incluso, me dijeron que eligiera un alias para ser identificado". Julio eligió "Pegaso". Así sería como se presentaría ante las personas que llamaran pidiendo consulta.
Las condiciones económicas no eran precisamente exquisitas. Al consultante, la llamada al teléfono 806 le salía alrededor de 1,20 euros por minuto. Pegaso ingresaría 20 céntimos por minuto.
Empezó un lunes por la mañana desde un pequeño cuarto en su casa, donde nadie le molestaría. Marcó un número de teléfono, tecleó una clave y el servicio se activó. A partir de entonces, solo tendría que esperar a que llegaran las llamadas. Hizo tiempo, repasando lo que había aprendido durante el curso.  No debía cruzar las piernas durante la tirada, usar un mantel rojo sobre el que arrojar las cartas, unas velas aromáticas que inspiren un ambiente místico, etc.
Llegó la primera llamada, y a Julio casi le sale el corazón por la boca. Se trataba de una señora que había conocido a un hombre por el que se sentía atraída, en una fiesta para la tercera edad. La consultante quería saber si tenía alguna esperanza con este señor. Pegaso empezó a  tirar las cartas a discreción. Algunas se le caían al suelo, pero intentó mantener la calma. Fue haciendo una interpretación un tanto vaga de las imágenes según iban apareciendo. Al final, no sabe muy bien por qué ni cómo, le dijo a la pobre mujer que no albergara ninguna expectativa, que con este hombre no había posibilidades. Esto le costó el primer tirón de orejas a Julio desde la dirección del gabinete. Las lecturas de cartas había que hacerlas siempre en positivo, le dijeron. La idea era la de alentar la esperanza de la gente que llama. Vamos, engañarlos si fuese necesario.
Además, si las cartas se le caían al suelo, no importaba. Que le dijese al consultante lo primero que le viniese a la cabeza. Seguro que la información dada sería fruto de una inspiración providencial.
Al día siguiente llamó un joven de unos veintipico. El chico andaba desesperado porque su novia le había dejado y él no podía vivir sin ella. Quería saber si estaba con otro. Pegaso, por supuesto, le dijo que no se preocupara y le dio un plazo de un mes para que la chica volviese a sus brazos. Al colgar, se quedó con un poso de mala conciencia del que no pudo desprenderse durante el resto del día. Eso sí, el consultante pareció sentirse satisfecho con la lectura de las cartas.
En cierta ocasión, recibió la llamada de una mujer cuyo hijo tenía una grave enfermedad. Le preguntaba cuál era el pronóstico para el muchacho. Aquello superó a nuestro protagonista que solo atinó a colgar el teléfono y a abandonar definitivamente toda pretensión de convertirse en futurólogo desde casa. Comunicó su decisión al gabinete de tarotistas y hoy en día trabaja felizmente,  y con contrato fijo, como dependiente en una tienda de mascotas.
"Me vi en una situación económica muy mala, pero me fui dando cuenta de que aquello no era la solución a mis problemas. Tenía que estar todo el día pendiente del teléfono para apenas recibir cuatro llamadas al día, totalmente insuficiente para solucionar mi situación económica. Pero lo que más me mataba era tener que dar falsas esperanzas a una gente que llamaba totalmente hecha polvo. Con lo del chico enfermo, ya vi que no tenía estómago para esto", reflexiona Julio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…