Ir al contenido principal

La otra cara de la Navidad

Las navidades suponen para mucha gente la festividad más entrañable del año. Al margen de las estresantes campañas que provocan el consumo desmedido y las retenciones interminables de tráfico, estas fechas invitan al reencuentro y evocan valores como la amistad, la familia y la esperanza. Pero no es menos cierto que estas celebraciones tan arraigadas en nuestra cultura están asentadas sobre una serie de acontecimientos mas o menos históricos que todos los mortales damos por sentados.  ¿Nació realmente Jesús un 25 de Diciembre? ¿Quiénes eran los Reyes Magos? ¿Qué fue lo que los guió al pesebre?
En una reciente entrevista, Jesús Callejo, escritor y gran conocedor de leyendas, dilucidó muchas de estas cuestiones.

Jesucristo no nació un 25 de Diciembre
Ciertamente, si contemplamos el belén cuidadosamente ubicado en cualquiera de nuestros hogares, enseguida podría asaltarnos una pregunta inevitable. ¿Cómo es posible que los pastorcitos y el ganado aguantaran a la intemperie tan estoicamente? Las noches de invierno al raso en Palestina eran muy duras. Tampoco parece lógico sacar el ganado a pastar un 25 de diciembre. En invierno, estaba protegido.
Esto ha hecho pensar a muchos estudiosos que lo más probable es que el trascendental acontecimiento de la venida al mundo de Jesucristo haya tenido lugar en otra época del año. Concretamente, en primavera. ¿Y por qué en primavera?
Una de las pocas fuentes documentales en las que se describe el momento del alumbramiento es el Evangelio de San Lucas. En él se dice: “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón”. Es decir, al llegar José y María a Belén, provenientes de Galilea, no encontraron alojamiento. Este hecho se podría explicar fácilmente si nos situamos en las fechas próximas a la Pascua Judía, en torno a Marzo. En esta época del año, los judíos se desplazaban masivamente a las ciudades para celebrarla.
¿Quién eligió, entonces, el 25 de Diciembre como el día de la venida del Mesías? Hay que tener en cuenta que esta fecha coincidía con la celebración del solsticio de invierno. Tal y como nos comentaba Jesús Callejo: “ Tiene mucho que ver con una fecha astronómica. A partir de este día es cuando la luz empieza a ganar terreno a las tinieblas. Por tanto hay un gran simbolismo en relación a las fuerzas de la luz y de la oscuridad”.  Esta festividad  ya era muy significativa para los pueblos antiguos, aún antes de la llegada del cristianismo. Sin ir más lejos, estaba asociada al nacimiento de dioses como Horus, en Egipto, o Baco, en Roma.
En vez de suprimir tales cultos paganos, los monjes San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianceno, decidieron en el siglo IV, cristianizar esta efemérides. Así, todos contentos.

El enigma de los Reyes Magos
Puesto que esta misma noche, celebramos un festejo tan emotivo como es de la llegada de los Reyes Magos, creemos oportuno hacer la radiografía de tan misteriosas figuras. Partiremos del hecho de su existencia real, a pesar de la escasez de fuentes documentales. “No existen textos históricos que nos demuestren su existencia. Hemos de acudir a textos religiosos, tanto a los canónicos como a los apócrifos” apunta Callejo.
La tradición popular, nos dice que son tres, que son magos y que vienen de Oriente. Lo cierto es que, si nos remitimos a los evangelios canónicos, los generalmente aceptados, apenas encontramos información para resolver estas cuestiones. El único texto, dentro del Nuevo Testamento, que alude a estos personajes es el Evangelio de San Mateo: “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo :¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente...”
Ésto es lo único que tenemos. En ningún momento se indica cuántos eran, aunque en el mismo epígrafe se apunta:”...le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra”, por lo que muchos deducen que al ser tres las ofrendas, tres serían los magos.
Sobre si eran magos, hemos de acudir al término griego magoi, que significaba astrólogo y astrónomo. Concluimos, por tanto, que eran grandes observadores del cielo, por lo que no pocos apuntan a que pudieran ser babilonios.
El título de reyes no tiene ninguna base y sólo se puede explicar por una vaga -muy vaga- cita de Tertuliano: “...los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones.”
¿De donde venían? Desde luego de Oriente, tal y como se refleja en el aludido pasaje de San Mateo. Quizás babilonios, como ya se apuntó. Quizás, provenientes de Persia, la actual Irán, donde, incluso, hay una leyenda que afirma que, en la ciudad de Saveh,  descansan los cuerpos incorruptos de los tres magos.
Sobre sus nombres: “Figuran en un texto apócrifo, el evangelio armenio de la Infancia. En él se mencionan los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar. Fue a partir de aquí, en el siglo IV, cuando se determina que el número de los reyes
magos fuera tres y no aparece un rey mago negro hasta el siglo XVI. Hasta ese momento, todos eran blancos”r
esuelve Callejo.

Fuere como fuere, hoy muchos tendremos la oportunidad de despejar dudas, si tenemos la paciencia de esperar hasta altas horas de la madrugada, para poder compartir con los monarcas de Oriente la consabida copa de anís que la caprichosa tradición popular ha querido atribuir, también, a esta mágica noche.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…