Ir al contenido principal

Los fantasmas del tsunami

El 11 de marzo de 2011, la tierra y el mar temblaron en Japón como nunca lo habían hecho antes. La ola que siguió a la sacudida de 9 grados en la escala de Ritcher (uno de los cinco mayores seísmos de toda la historia), penetró en la costa varios kilómetros sin encontrar obstáculo aparente. Las imágenes grabadas desde el aire mostraban como coches, puentes e incluso edificios eran tragados por una masa de agua negruzca. La catástrofe arrojó 20.000 víctimas mortales.
La tragedia, en un país en el que predominan unas creencias religiosas muy particulares, terminó por convertirse en el campo abonado para innumerables testimonios y relatos que apelaban a espíritus que vagaban solitariamente por el epicentro del desastre, posesiones y exorcismos.


"Quizás los muertos no sepan que ya están muertos"
A las puertas de cumplirse el tercer aniversario de la triste efemérides, el periodista británico Richard Lloyd Parry recopiló una serie de testimonios para la publicación London Review of Books. Su encuentro con Kaneda, el sacerdote de un templo zen, fue la clave para entender de qué manera los japoneses habían metabolizado la catástrofe, propiciando  jugosos relatos que parecen moverse inquietantemente entre la realidad y las creencias en lo sobrenatural. Piezas que harían las delicias de cualquier antropólogo o folclorista.
La creencia de los japoneses de que conviven
con sus antepasados ha enriquecido una cultura
que se ha reflejado claramente en el cine de terror.

Kaneda aseguraba haber exorcizado el cuerpo de varios supervivientes que habían sido poseídos por los espíritus de las víctimas. Habló del caso de una mujer cuyo cuerpo había sido invadido por 25 almas. Uno de ellos, relataba, era el de un hombre que aún buscaba a su hija, a la que no podía rescatar debido a que el cuerpo de la pequeña había quedado atrapado en el fondo de la ola, entre incontables cadáveres.
En otro extraño caso de posesión, según Kaneda, un campesino visitó la zona arrasada. Durante las noches siguientes, su esposa fue testigo de reacciones extravagantes, como que el hombre se paseara por la casa gruñendo y gritando: "¡Todos deben morir!". Finalmente, Kaneda realizó un exorcismo al afectado después de haberle dicho: "Algo se ha apoderado de ti. Quizás los muertos no sepan que ya están muertos".
Uno de los más bizarrros episodios con connotaciones sobrenaturales tuvo como protagonista la estación de bomberos de Tagajo. Sus responsables aseguraron que cierto día empezaron a recibir llamadas desde lugares en los que no había nada. Esto era porque la ola se lo había llevado todo. Los bomberos empezaron a rezar por las almas de las víctimas y las llamadas cesaron.

Conviviendo con los antepasados
Finalmente, y por seleccionar uno de los más llamativos sucesos de cuantos ha podido catalogar el periodista Lloyd, nos ha llamado la atención una particular versión de la leyenda de la chica de la curva. En este caso, un taxista de Sendai recogió a un hombre por la noche. Éste le pidió que le llevara a una dirección que, para sorpresa del taxista había sido demolida por el tsunami. Cuando así fue a comunicárselo al pasajero, comprobó aterrado que no había nadie en los asientos . Pese a todo, el taxi se dirigió al lugar indicado. Cuando llegó, el conductor abrió la puerta de atrás para que saliera el espíritu de su acompañante, y así darle descanso.
El ihai, o tabla de los espíritus

Y en medio de esta multitud de historias increíbles encontramos las creencias locales, que permiten entender como surgen, incluso se perpetúan en el tiempo, estos relatos.  Los japoneses conviven de manera cotidiana con sus muertos, a los que les hablan y les rinden ofrendas. En cada casa, en cada rincón, es habitual encontrar un ihai, o tabla de los espíritus, un objeto que generalmente representa la efigie de un antepasado.
Esta forma de entender la espiritualidad, de una manera tan abierta y natural, ha provocado, concretamente después del tsunami, que se realicen reuniones en comunidades locales en las que cada uno cuenta su historia, su propia experiencia. Se habla de las pérdidas pero también de reencuentros, de comunicaciones con otros mundos, de percepciones extrasensoriales, de sueños revelados. Y todo ello conforma una poderosa terapia que tranquiliza el alma de los que se quedaron. 

Nuestro destino, en manos invisibles
Cada gran desastre tiene sus propios fantasmas, genera sus propios mitos. Días después de que tuviese lugar otro tsunami demoledor, el del sudeste asiático en diciembre de 2004, centenares de personas afirmaban escuchar los lamentos de los fallecidos en las playas, e incluso observarlos deambular por las zonas devastadas. Además, muchos animales se anticiparon a la tragedia huyendo tierra adentro. Algo que, más allá de una posible explicación científica (se habló de percepción de cambios en la presión atmosférica), sugería una misteriosa conexión con la naturaleza.
Las leyendas que generó el accidente de Los Rodeos
se basaron en gran medida en la supuesta desaparición
del cadáver de una niña

Tras los atentados del 11-S, también se escucharon lamentos en la zona cero, incluso algunos neoyorkinos afirmaban contemplar durante determinadas noches la sombra alargada de las dos torres. En este caso, fue especialmente interesante constatar el fenómeno del tercer hombre, una misteriosa figura que se presenta a quien se encuentra en peligro de muerte inminente, y que presuntamente había hecho aparición ante los ojos de numerosos supervivientes del atentado, antes de que se desplomaran las torres.
En el caso del mayor accidente aéreo de la historia, sucedido en 1979 en el aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife, vecinos de la zona afirmaban ver, durante los días que siguieron a la tragedia, algunas sombras deambulando por la pista de aterrizaje en horas en las que las instalaciones estaban cerradas. Además, en su día recogimos el testimonio de varios militares destinados en una base anexa al aeropuerto, que se referían a niños con aspecto espectral que se les aparecían a altas horas de la madrugada. También hablamos con Marilyn Rossner, la medium que presumiblemente habría vaticinado el accidente con meses de antelación.
Los acontecimientos trágicos de gran alcance demandan a gritos respuestas que formen una gran teoría. Una teoría que permita entender el por qué, y sobre todo que permita mitigar el dolor. En estos casos, lo más recurrente es apelar al destino: todo ocurrió porque, de alguna manera, así estaba escrito. De esta forma, se cuelan por una estrecha rendija unos hilos invisibles que dirigen los designios de los humanos. Preferimos aceptar que el mundo se mueve debido a la determinación de energías desconocidas, que la vaciedad del caprichoso azar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…