Ir al contenido principal

La Laguna subterránea. Túneles y pasadizos secretos.

La polémica que han suscitado las obras llevadas a cabo en la emblemática catedral de la ciudad de La Laguna (Tenerife, Islas Canarias), han servido para poner de relieve la inmensidad del patrimonio que se oculta –literalmente– bajo el suelo y su desconocimiento, así como los entresijos administrativos a la hora de gestionar  determinados descubrimientos arqueológicos.
Los trabajos efectuados han dejado al descubierto, como suele ocurrir cada vez que en la ciudad del Adelantado se levanta una piedra del suelo, una serie de estructuras subterráneas con un posible valor histórico. Era algo de lo que ya teníamos constancia cuando en mayo de 2011 nos llegó una  información sobre un gran volumen a menos de un metro de profundidad en otra serie de trabajos en una fachada del edificio. Esta nueva posibilidad ha hecho  poner el grito en el cielo a los expertos de la Universidad de La Laguna, ante la posibilidad de que la obra siguiera su curso sin antes haber valorado la naturaleza histórica de tal hallazgo, algo a lo que obliga la legislación vigente, tal y como ha alertado el historiador Álvaro Santana. Para el experto de la Universidad de Harvard, los trabajos podrían poner a la intemperie incluso restos humanos u osarios, ya que podrían afectar a un cementerio anexo a la antigua Iglesia de los Remedios, es decir suelo sagrado, al margen de su valor arqueológico.

Por tanto, el historiador recuerda que según las directrices de la UNESCO, cualquier obra en el subsuelo de una ciudad histórica requiere por ley de una excavación arqueológica previa.
Para determinar el carácter histórico de un hallazgo de este tipo, las instituciones deben emitir un informe elaborado por un técnico cualificado que determine el valor real  del descubrimiento. En ocasiones, acceder al contenido a tales informes, pese a que son públicos, resulta toda una odisea.

Bajo esta parte de la Catedral, varios operarios hallaron
 una cavidad subterránea en 2011 

 El enigmático informe del túnel de la calle Candilas
Ya dimos cuenta en este blog, hace unos años, del descubrimiento por parte de los investigadores Fernando Herráiz y Jesús Tremps del túnel de la calle Candilas. En junio de 2009, movimos los hilos para que el descubrimiento fuera portada de algunos diarios locales. Entonces se abrió un debate público sobre la finalidad de aquella obra subterránea excepcional, que debería tener no menos de 400 años de antigüedad.
Herráiz elaboró una hipótesis que plasmaría en su libro "La Laguna Oculta. Pasadizos y subterráneos" y que le supondría el premio de Periodismo del periódico El Día, tras la publicación en este medio de un jugoso artículo de investigación histórica. El investigador canario sostenía que el túnel habría servido como pasadizo que habría facilitado el contrabando de grano en épocas de hambrunas. La teoría fue expuesta con abundante documentación histórica y sólidos argumentos. El Ayuntamiento de La Laguna, obligado a mover ficha tras el anuncio del descubrimiento a través de los periódicos, no encontró valor patrimonial en esta impresionante obra civil. Su dictamen fue que se trataba de una antigua canalización de aguas, algo que según Herráiz no casa con la magnitud de la estructura subterránea.   
En cualquier caso, si esto era sí, tendría que estar sustentado por algún informe técnico que así lo acreditara. Aquí es donde viene la madre del cordero.

El túnel subterráneo de la Calle Candilas.
 ¿Una simple canalización de aguas?
En octubre de 2010, el periodista Héctor Fajardo y el autor solicitamos en varias ocasiones al Ayuntamiento copia del informe, hasta que dada nuestra insistencia se nos dió cita con la entonces concejala de Patrimonio, Cruci Díaz. En el documento, según nos confirmaría Díaz, se determinaba que la construcción no tenía ningún interés arqueológico o histórico; era un simple desagüe de aguas. Al serle solicitado en aquella ocasión dicho informe, se nos dijo que lo buscaría y lo pondría a nuestra disposición esa misma mañana.
Pasaron las horas y el documento  siguió sin aparecer. Un portavoz del consistorio nos dijo que pasáramos más tarde por la oficina. Volvimos a eso de las 12 y se nos dijo que no se había encontrado, que pasáramos la semana que viene. El caso es que a la semana siguiente nadie sabía nada del paradero de este documento.
Nos fuimos  a la Universidad de La Laguna, al Departamento de Prehistoria e Historia Antigua, con quien el Ayuntamiento de La Laguna tiene un convenio para, en caso de algún hallazgo en el transcurso de una obra pública, sean ellos quienes dictaminen el valor del descubrimiento y si se debe parar  dicha obra.
Hablamos con Juan Francisco Navarro, quien nos dijo que ya estaba al tanto del descubrimiento del túnel y que por allí, preguntando por él, ya habían pasado unas 30 personas. Para nuestra sorpresa, afirma que él se desplazó personalmente hasta en dos ocasiones para examinar el túnel pero que la empresa adjudicataria le impidió el acceso por motivos de seguridad. Finalmente hablamos con María Luisa Cerrillos, directora del Plan Especial de Protección del Casco Histórico de La Laguna, a quien tampoco le consta la existencia de dicho informe y, de hecho, también nos confirma  que nadie bajó al túnel por motivos de seguridad.
Estas idas y venidas al final solo nos condujeron a dos posibilidades: o el documento se extravió debido a una negligencia incomprensible, o simplemente nunca existió.
En conclusión, en La Laguna estamos ante una impresionante obra civil cuyo valor arqueológico jamás llegaremos a conocer en toda su magnitud debido a algún tipo de misterio burocrático.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…