Ir al contenido principal

¿Es nuestro universo un "fake"?

Cuando el escritor de ciencia ficción David Brin habla sobre la naturaleza de la realidad, emplea una parábola japonesa muy gráfica. Esta narración versa sobre un emperador que soñaba que era una mariposa que soñaba que era un emperador. Brin contempla la posibilidad del mundo como una ensoñación. Siendo algo más concretos, una plausible realidad virtual. El producto de un diseño, algo así como una simulación informática. ¿Pero desarrollada por quién y para qué? Las preguntas, si admitimos la premisa de que vivimos en una holografía, no hacen más que amontonarse. Empecemos por el principio: ¿Es posible que vivamos en un falso universo?
Aunque la idea es muy antigua, fue sobre todo después del estreno de la película Mátrix (2009, Wachowski), cuando ha cobrado fuerza. Las implicaciones son tan numerosas que ha suscitado estudios en numerosas disciplinas: desde la Filosofía hasta la Física.
La emisión de un reciente documental da buena cuenta de ello. Dentro de la serie Closer to the Truth se trató el hipotético escenario según el cual viviríamos en un universo virtual. Algunas de las mentes preclaras de nuestro tiempo se pronunciaron sobre el asunto. Siendo un tema de tal alcance y tan "opinable", pocos podrían resistirse a ofrecer su particular especulación.
El citado David Brin, cree que en 2050 la gente vivirá en una simulación de ordenador, creyendo erróneamente que aún se hallan en los primeros años del siglo XXI.

Viviendo en la nube
El filósofo Nick Bostrom describe el Universo como "un software de simulación, ricamente detallado, con los historiales de las personas que lo integran. Sería el diseño de una civilización avanzada tecnológicamente". La propuesta de Bostrom nos lleva inapelablemente a la cuestión de si el desarrollo técnico de una sociedad nos conllevaría inexorablemente  la creación de nuevas realidades. A fin de cuentas, en el único caso que conocemos —el del ser humano– esto está siendo ya así; ya pasamos gran parte de nuestro tiempo en las redes sociales, y algunos gurús, como el experto en tecnología Ray Kurzweil, vaticinan un futuro inminente en el que viviremos en la nube. 
Cabecera del programa que trató las opiniones de
diversos intelectuales sobre el asunto
de la "realidad simulada"
La nube es ese reciente concepto, hoy en auge, que implica que gran parte de nuestra información ya descansa de forma permanente en internet, no en un soporte físico. Yendo aún más lejos, abandonaremos nuestro mundo físico para vivir en uno virtual, en el que satisfaremos todas nuestras necesidades: afectivas, laborales, científicas, ocio, etc. Es lo que Kurzweil denomina "la singularidad". Un punto de inflexión en la historia humana en el que el ser humano habrá evolucionado hacia otra etapa. Nuestro cuerpo estará enchufado a algún soporte vital pero nuestra mente correrá libre por los espacios virtuales.
Todo esto puede parecer un poco extraño, pero el caso es que quizás, con internet y las redes sociales, ya estemos plantando la semilla para que esta posibilidad tenga lugar en no demasiado tiempo. Si las capacidades técnicas son lo suficientemente avanzadas, parece lógico que el desarrollo nos lleve a este punto.
Así lo considera Bostrom, para quien solo puede caber tres escenarios y ningún otro más: 
El primer caso es que todas las civilizaciones se extingan antes de madurar tecnológicamente, quizás precisamente víctimas de su propio progreso.
El segundo es que todas las civilizaciones avanzadas tecnológicamente  pierdan interés en la simulación.
Para el filósofo Nick Bostrom vivimos en "un simulación
de ordenador con los historiales detallados de las personas que
lo integran".
La tercera es que la Humanidad esté viviendo, literalmente, en una simulación. Esta opción sería una consecuencia directa del interés creciente por la creación de entornos virtuales, algo que hoy mismo está a la orden del día en los laboratorios de miles de universidades.
Para el pionero en Inteligencia Artificial, Marvin Minsky, los dos mundos, el virtual y el físico, serán difíciles de distinguir, " a no ser que el programador sea descuidado, con lo cual veríamos que no se cumplen algunas de las leyes físicas". Esto daría lugar a diversos fenómenos extraños que, bajo la lupa de la cultura popular, pudiesen ser catalogados como "paranormales". Un diseñador negligente, también podría fallar, dejando al descubierto alguna brecha a través de la cual podríamos asomarnos y atisbar los mecanismos de la realidad trascendente. Esto sería así si tuviésemos la capacidad intelectual de asumir e interpretar los mecanismos de esa naturaleza subyacente. Precisamente, aquí podría estar el germen de las religiones. Aquellos que hubiesen descubierto alguna puerta trasera en el sistema y hubiesen vislumbrado los engranajes serían tratados como mesías iluminados.
La inevitable creación de miles, o millones, de universos virtuales por parte de civilizaciones avanzadas, para divulgadores como el físico Paul Davies, puede tener una clara e inquietante lectura: Es más probable que estemos viviendo en un universo falso que en uno real. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…