Ir al contenido principal

Una dictadura sin lágrimas

Vehículo portando una presunta antena Stingray
 / Fuente: Bustle.com
En enero de 2014, miles de ucranianos sintieron un golpe de realidad cuando recibieron un inquietante mensaje SMS en sus teléfonos móviles: : "Estimado suscriptor, está usted registrado como participante de una manifestación ilegal masiva". Los receptores eran integrantes de un acto de protesta que estaba teniendo lugar en Kiev a raíz de un conflicto político que distanciaba a Ucrania de Rusia. En efecto, el New York Times informaría en aquellos días que "el gobierno ucraniano usó tecnología telefónica para localizar móviles cerca de los disturbios".

Hacia un mundo "orwelliano"
El ahora ex presidente ucraniano Yanukóvich aprobó una ley para frenar las protestas, y una de las contramedidas era, por supuesto,  la de intervenir toda clase de comunicaciones. Por ejemplo, para poder tener acceso a internet tenías que estar registrado. Las redes sociales, generalmente consideradas como elemento movilizador para los manifestantes, facilitaron el trabajo de Inteligencia. De hecho, los cerca de un millón de personas que salieron a la calle a protestar con sus respectivos teléfonos móviles en el bolsillo, le dieron todo el trabajo hecho.
Pero, ¿existe esa tecnología capaz de monitorizar las identidades de los terminales de un espacio en concreto? Hasta hace poco, pensábamos que estos recursos solo estaban en manos de las oficinas de Inteligencia, pero durante una labor de vigilancia de las calles en un acto multitudinario, este tipo de vigilancia es algo más policial.
A raíz de los disturbios por la muerte de Freddy Gray, un afroamericano que fue detenido por tener una navaja antes de fallecer bajo custodia policial, en las calles de Baltimore en abril de 2015, grupos de activistas denunciaron prácticas de vigilancia ilegales a través de sus móviles. A raíz de la publicación de un acuerdo confidencial obtenido por The Associated Press, se pudo saber que la policía de esa ciudad usaba tecnología secreta para rastrear teléfonos, suministrada por el gobierno federal, y que tal concesión estaba supeditada al silencio de los agentes. Nadie podía conocer tales prácticas.
Manifestación masiva en Kiev, en enero de 2014. Todos vigilados.

Tras estas revelaciones, la propia policía de Baltimore admitió que, desde 2007, había usado estos sistemas de vigilancia hasta 4.000 veces desde 2007. La tecnología existe y tiene marca. Las patentes las tienen empresas privadas que establecen acuerdos comerciales confidenciales con el FBI. El Stingray es un dispositivo desarrollado por Harris Corp., que facilita enormemente estas prácticas por su elevado nivel de intromisión en los terminales privados. Básicamente, se trata de una especie de torre de telefonía que recibe la señal de los teléfonos que se encuentran en un perímetro. Si en ese momento fueses monitorizado por un Stingray, notarías que tu teléfono perdería cobertura o algunos servicios de mensajería fallarían, ya que no estarías conectado a la antena de tu operador más próxima. Digamos que el Stingray sustituye a tu operador durante unos minutos. En ese momento, el vigilante puede tener total acceso a tu terminal, aunque no estés usándolo: mensajes de texto, registro de llamadas, fotos, aplicaciones instaladas...Quedarías totalmente desnudo.
Este sistema es relativamente fácil de instalar. Puede pasar por una antena de telefonía normal si las ves por la calle, o bien puede estar convenientemente oculta en una furgoneta que se ha inmovilizado cerca de una manifestación.

Lo mejor es que no sepan cuando se les está vigilando
¿Cómo saber si estás siendo objetivo de una operación de vigilancia telefónica? Realmente no lo sabes. En eso consiste la efectividad de estas tácticas de espionaje. Lo mejor es que nadie sepa que está siendo vigilado. En las tiendas de aplicaciones para móviles, existen algunas utilidades para detectar IMSI Catchers (redes falsas a las que se conecta tu móvil de forma sospechosa). Algunas, como el GSM Spy Finder, parecen gozar de bastante popularidad entre los usuarios de los teléfonos con sistema Android; pero la impresión que tengo, después de haber descargado alguna, es que no sirven para nada.
"Estimado suscriptor, está usted registrado como
participante de una manifestación ilegal masiva
"


Lo más prudente sería evitar llevar tu teléfono móvil si vas a una manifestación, pero esto también resulta un tanto complejo, cuando hoy en día las redes sociales son un elemento clave en las movilizaciones sociales. Pero claro, es ahí, precisamente, donde operan nuestros vigilantes. Y lo tienen muy fácil porque ya nosotros, en la ingenuidad de creernos invulnerables y en la confianza ciega que depositamos en las leyes que protegen nuestra intimidad, lo ponemos todo por escrito. Posiblemente, el activismo tenga que replantearse muchas de estas cosas en los próximos años. Habrá que variar la forma de actuar, un cambio de paradigma. Muchos ya están apostando por ello y se mueven por redes alternativas. La más conocida es TOR. Un lugar que podríamos considerar como los sótanos de internet; dónde es fácil moverte sin una IP, pero donde también se mueven las tramas del tráfico de droga y redes de intercambio de material pedófilo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…