Ir al contenido principal

La cabeza cortada de Almatriche

El 8 de mayo de 1955 tuvo lugar un horroroso hallazgo en Almatriche, Gran Canaria. Una cabeza humana fue desenterrada por un perro y, según algunas crónicas, fue llevada entre las fauces del animal.
La cabeza parecía pertenecer a un varón de mediana edad. El cráneo presentaba algunas deformaciones que hacían pensar en una muerte violenta antes de su decapitación.  La Policía estuvo peinando la zona, comenzando los altos del barrio de San Roque, con la esperanza de encontrar el resto del cuerpo, o por lo menos algún rastro que apuntara al esclarecimiento del suceso.  Lo único que se logró hallar fue parte de una dentadura y una boina, en las proximidades del lugar en el que fue descubierta la cabeza, presuntamente pertenecientes a la víctima. Otras pistas, un rastro de sangre y testimonios de gritos la noche anterior, eran lo único de lo que disponían las autoridades para aclarar el misterio.

Una cabeza anónima
No existía la menor idea sobre la identidad de la víctima ni, mucho menos, del agresor. El desconcierto que provocó el asunto despertó cierto grado de alarma entre los vecinos, que llegaron a pensar que un auténtico monstruo se paseaba por las noches por Almatriche. Ante la falta de indicios que permitiese continuar con la investigación policial, el Juzgado de Instrucción número uno de Las Palmas se vio obligado a emitir un comunicado que fue publicado en algunos medios de comunicación.
En la nota publicada en un recuadro de la página ocho del diario Falange (casi el único medio que siguió el asunto durante aquellos días, con oficina en Las Palmas), en su edición del 11 de junio de 1955, bajo el encabezamiento "Hallazgo de una cabeza humana", se habla del descubrimiento de "la cabeza de un adulto, como de cincuenta años de edad, que era calvo [...], producto de un crimen".
Dadas las dudas que a esa fecha existían sobre el caso, en la nota, firmada por el Juez de Instrucción Segundo Tarancón Pastora, se hace un llamamiento a la población local para que en caso de que hubiesen echado en falta a algún familiar durante los primeros días de mayo, lo comunicasen a la autoridad judicial.
Nota del Juzgado en la que se pide la colaboración
 ciudadana para el esclarecimiento del caso.

Asimismo, se pide la colaboración ciudadana para que aporte cualquier información relativa al paradero de Juan Andrés Sánchez Alonso, de 57 años, que en ese momento era el candidato a ser la víctima del brutal asesinato, según las investigaciones policiales. Junto a la nota, aparecían varias fotografías del citado. Esta pista no llevaría a ningún lugar ya que jamás se pudo verificar la identidad de la víctima. Y Juan Andrés Sánchez  al parecer se encontraba vivito y coleando en Santa Cruz de Tenerife.
El 24 de junio, el citado diario publicaría una nota de la Policía en la que se pedía a los conductores de vehículos públicos que comunicaran si habían recogido a cuatro sospechosos durante la noche de autos, en las zonas de Santa Brígida, La Angostura, Pino Santo, Almatriche o La Calzada. En ese caso, precisaba la nota, había obligación de presentarse en la comisaría del Cuerpo General de Policía y declarar esta circunstancia a la Brigada Criminal.
El tiempo pasa y no hay ninguna información sobre estos requerimientos. La Policía no tenía nada con lo que continuar sus pesquisas.

Fotografías de Juan Sánchez,
posible víctima (Falange, 11 de junio de 1955)
Pendenciero, estafador y ¿asesino?
Sin embargo, el 31 de mayo, la prensa informa por fin de la detención de un sospechoso. Se trata de Juan Padrón Sánchez, de 63 años de edad, casado, natural de Santa Brígida, con domicilio en el número 5 de la calle Lavadero, en Santa Cruz de Tenerife, según informaciones del diario Falange. A Juan Padrón se le conocía por los motes de "Oso canario", "Pollo de la Angostura" o "el cubano". Al detenido le constaban unos pésimos antecedentes.
Según informaba el rotativo, había regresado de Cuba unos diez años antes, después de pasar allí cerca de tres décadas. De carácter pendenciero y dado a las peleas, estuvo detenido por  el 1 de abril de 1935, por riñas y escándalo. En julio del mismo año volvió a pisar el calabozo por un caso de estafa. En su haber ya tenía una condena por timos por parte del Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo. Salió de la cárcel en 1951 y, desde entonces, siempre según este medio, siguió dedicándose a engañar a incautos.
Entre las numerosas denuncias que acumulaba, destacaba una en la que se hizo pasar por oficial de un barco mercante. Pedía por adelantado unas cantidades de dinero para realizar un transporte. A los pocos días desaparecería con el dinero sin dar señales de vida durante un tiempo. Cuando era joven se dedicó al boxeo. En este ambiente se le terminó por apodar como "Oso Canario" o "Pollo de la Angostura".
Desde el momento de su detención, Padrón negó los hechos. Pese a todo, en su domicilio en la Avenida General Mola, en Santa Cruz de Tenerife, se halló una maleta manchada de sangre, así como unas prendas recién lavadas.
Según informa el periódico, toda la labor de investigación recayó sobre el inspector jefe de la Brigada de Investigación Criminal Carlos Núñez Redondo, así como sobre los inspectores Teodoro García Salvatierra, Luis Mesa Martínez y Matías Navarrete Martínez. También se destaca la colaboración de la Guardia Civil. Así las cosas, la resolución del caso, sobre todo la misteriosa identidad de la víctima, sería cuestión de días.
(Titular del diario Falange, 12 de mayo de 1955)

Sin embargo, la ciudadanía se llevó una sorpresa mayúscula cuando Falange, en su exhaustivo seguimiento del caso, informó de que Juan Padrón Sánchez era puesto en libertad. Sencillamente, no había pruebas de peso que lo vincularan al salvaje homicidio. Otros sospechosos acabarían pasando por el juzgado, pero igualmente terminarían en la calle.
Así, el caso continuó sumergido en un mar de dudas hasta el día de hoy. La víctima no llegó a tener nombre ni apellidos. Nadie echó en falta a ningún familiar o conocido en la zona. Posiblemente, se tratara de alguien que no residiera en la localidad el que acabara siendo decapitado en aquellas latitudes, pero lo cierto es que a la isla no llegó ninguna denuncia por desaparición que encajara con aquellas fechas y circunstancias. Y del asesino, claro, jamás se supo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…