Ir al contenido principal

Incel: La secta que odia a las mujeres

Elliot Rodger mató a seis personas porque no era correspondido sexualmente


Hay una nueva forma de misoginia. Es peligrosa porque, en ocasiones, se disfraza de buenos modales y de falso victimismo. El término incel (involuntary celibate, celibato involuntario) es el que ha adoptado libremente una comunidad de hombres inadaptados, incapaces de mantener una relación normal con una mujer. Se reúnen en foros de internet para intercambiar sus frustraciones y, en más de una ocasión, para mostrar abiertamente su resentimiento hacia el género femenino.
La cosa no pasaría de ser una simple reunión de freaks frustrados con el mundo de no ser por las sinergias de odio que generan esos sites, y sobre todo porque tarde o temprano ese despecho irracional puede alcanzar una masa crítica que lleve a la acción.

El día de la retribución
Elliot Rodger pasó de las palabras a los hechos el 22 de marzo de 2014 cuando, harto de no merecer la atención de las chicas a las que pretendía decidió llevar a cabo  lo que él denominó su "día de la retribución". Los hechos tuvieron lugar en Isla Vista, California, cuando después de ejecutar a tres personas, entre ellos dos compañeros de piso, en un apartamento, se dirigió hacia una hermandad universitaria para disparar a un grupo estudiantes, dejando malheridas a dos chicas. Posteriormente, descerrajó un tiro a un estudiante en una tienda de comida. Ya, en una huida hacia adelante, Rodger, de 22 años, condujo su vehículo disparando a varios transeúntes y arrollando a otros. El intercambio de disparos con la policía sería inevitable. Rodger fue herido gravemente en la cadera, aunque finalmente se quitaría la vida de un disparo en la cabeza. Había asesinado a seis personas.
La motivaciones del joven no fueron un misterio. Había grabado varios vídeos en los que hablaba abiertamente del dolor que sentía al no haberse acostado nunca con ninguna joven, ni siquiera había besado a alguna. Su odio se hacía extensible hacia aquellos hombres agraciados que salían con las chicas que, según Rodger, deberían haberle correspondido. Son los "chad" y las "stacy" de los que habitualmente hablan los foros incel, el auténtico foco  de su ira.
Antes de la matanza, envió a algunos de sus familiares y conocidos, un escrito de 141 páginas titulado "My twisted world" ("Mi mundo rertorcido"), una autobiografía en la que se compadece constantemente de sí mismo por no poder llevar la vida que desearía. En realidad, las aspiraciones de Rodger iban algo más allá a poder tener una pareja. Envidiaba a sus compañeros de clase ricos y con estilo, aunque al mismo tiempo odiase a aquellos que vestían mal o no tenían un nivel adquisitivo y sin embargo lograban salir con las más guapas.
En sus palabras hay una forma de clasismo muy infantil que denota un mente inmadura, incapaz de autoaceptarse pese a ser un hombre de 22 años.

¿Los 'incel' son hombres incapaces de tener una relación normal con una mujer y se odian por ello?

El discurso victimista de Rodger es una forma de supremacía. Es una declaración de superioridad sobre los demás, en particular sobre las mujeres, pero también sobre los pobres, los que no tienen estilo, los que son feos; grupos de gente a los que él, desde luego, no pertenece. Por tanto, deben morir.
En realidad, este muchacho odiaba a todo el mundo. En sus manifestaciones deseaba poder ver a toda la Humanidad, literalmente, reducida a cenizas, por "haberle arrebatado todo lo que le era merecido".
El deseo de redactar y distribuir el manifiesto obedece a un impulso narcisista de trascender, a un deseo de que se hablara de sus motivaciones después de su muerte. No podía ser simplemente un asesino sin escrúpulos, sino un héroe trágico.
El manifiesto legitima al asesino y da una pátina de moralidad y honorabilidad a sus acciones. A veces, la causa es política, como ocurrió con el tirador Anders Behring Breivik, quien en julio de 2011 mató a 77 personas en Noruega con un rifle de asalto. Antes de su crimen, había escrito  un largo texto en el que justificaba sus asesinatos como una reacción contra la "islamización de Europa" y la "izquierda multiculturalista". 
El manifiesto de Elliot Rodger echó a correr por la red y, de hecho, es muy sencillo acceder a él. Seguramente, ese hubiese sido su deseo, porque fue una maniobra, quizás calculada por el propio inconsciente del criminal,  que le elevó a la categoría de mesías para muchos hombres insatisfechos.

La imagen de usuario de uno de los participantes de incels.me 


Alabado sea Elliot Rodger
El 23 de abril de 2018, se produjo un atropello múltiple en Toronto con el resultado de 10 personas muertas. El autor de la masacre, Alex Minassian, de 25 años, había escrito en su cuenta de Facebook el siguiente mensaje: "Derrocaremos a todos los 'chad' y ´stacys'. Saluden al Caballero Supremo Elliot Rodger". Elliot Rodger se había convertido en un mito y había inaugurado una nueva religión, las de los autodenominados incel.
Después de lo de Toronto, los ojos se pusieron en los foros incel, en los que en principio se hablaba de todo tipo de cuestiones pero no había ningún llamamiento a la violencia. Los propios administradores de estos sitios se apresuraron a desvincularse de las acciones de Rodger y Minassian. Sin embargo, las manifestaciones algunos usuarios elevando las acciones de los asesinos les costó, por ejemplo, que les cerraran un canal en Reddit.
Ello no ha impedido que continúen su actividad en otras páginas web. La más popular es incels.me . Tiene casi 8.000 usuarios registrados y una actividad bastante frenética. Algunas líneas de mensajes tienen más de un millón de entradas. El acceso a los contenidos es abierto, una estrategia para atraer a más usuarios, aunque para poder opinar ya tienes que hacer un registro. La primera impresión que da la web es algo tosca y ordinaria, tanto por el diseño como por el daño que produce a la vista leer los títulos de algunos hilos de discusión,. El contenido es de mal gusto; grosero, machista, chabacano e irrespetuoso. Y esto es curioso porque la gente que está detrás de los mensajes parecen personas inteligentes, incluso con cierta erudición.

Algunos de los temas propuestos en los foros de discusión son espeluznantes

Los primeros temas de discusión que leo son "Los hombres necesitan dejan de poner en un pedestal a las mujeres", "El mundo va a negarme un hijo", "¿Por qué no nos defendemos de los periodistas que nos ofenden?", "Las mueres no salen con hombres por su coeficiente de inteligencia",  "¿Recibes ataques repentinos de ansiedad por lo jodido que estás?", "Si ayudas a la sociedad eres un idiota y solo estás empeorando las cosas", ¿Alguien más se cabrea con los chad que se juntan con chicas bisexuales?", "Mi mayor enfado es cuando las chicas se van con matones", etc.
Los foros de discusión rebosan resentimiento, ignorancia y clichés machistas. ¿Es ésta la gasolina necesaria para que prenda fuego alguna cabeza perturbada? ¿Qué cantidad de combustible hace falta?
En algún momento, alguna de estas mentes disfuncionales traspasa la línea roja y escribe alguna barbaridad. Esto fue lo que leí en uno de los foros:
"La violación es una estrategia de apareamiento para los hombres feos tan válida como cualquier otra, toda vez que los chad-stacy se unen y acuerdan excluir a los hombres que no son atractivos de la reserva genética. Sus estrategias de apareamiento no son moralmente superiores".
El mayor riesgo es la argumentación desde un punto de vista pretendidamente racional para justificar actos salvajes. Simplemente, subrayar que no podemos estar más de acuerdo con Amarnath Amarasingam, experto en radicalización on line, cuando asegura que "estos foros son peligrosos porque incitan a la violencia". Por lo tanto, "deben ser vigilados por las policías y las agencias de inteligencia".
Antes de sacar las narices para siempre de incels.me reparo en un detalle de la web que no deja ser una gran ironía. Encabezando la página hay un banner publicitando la aplicación Tinder, la famosa herramienta para ligar on line. Un banner en el que, para más coña, desfilan una serie de jóvenes bien parecidos. Solo se me ocurre pensar que puede ser la obra de algún administrador "malicioso" o bien de algún algoritmo "perverso".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

7 casas encantadas en Canarias

Se trate o no de lugares realmente encantados, lo cierto es que los inmuebles que hemos seleccionado a continuación arrastran una carga importante de leyendas. Son historias que con el paso de los años he ido recogiendo, en muchas ocasiones junto a mi compañero de fatigas, el periodista Héctor Fajardo, gran especialista en este tipo de experiencias. De la mano del lector queda el valorar la veracidad de estos relatos, aunque mi criterio personal es el de pensar que generalmente detrás de una leyenda siempre hay un poso de verdad.