Ir al contenido principal

Vilafor. La cuna del Hermano Pedro


Vilafor entre las brumas. A la derecha, un santuario en el lugar de la casa en la que nació el Hermano Pedro


Para llegar a Vilaflor, tomamos una empinada carretera que parecía alejarnos de todo lo que conocíamos. Era como si nos adentráramos en un terreno inhóspito e inexplorado. Así, empezaron a surgir los pinos a ambos lados de la carretera. Y seguíamos subiendo. La pendiente se hizo aún más grande. La arboleda era más espesa y la niebla empezaba a envolvernos. En cuestión de 20 minutos habíamos pasado del cálido ambiente del sur de Tenerife a la humedad y el frío. Cuando llegamos a las puertas de Vilaflor, el termómetro del coche marcaba 12 grados ¡en pleno mes de abril.
La niebla era tan espesa que nos costó dar con el pequeño hotel pese a que se trata de un pequeño pueblo. Al aparcar y salir del coche, todo era completamente distinto a lo que habíamos dejado atrás. Respirábamos aire limpio y fresco. La quietud era total. No se escuchaba ningún ruido y no había nadie en la calle.
Tras dejar las cosas en el hotel salimos a dar un paseo. Queríamos estirar las piernas tras más de una hora de coche. La niebla era cada vez más espesa y había olor a leña quemada en todas las calles.
Llegamos a la plaza del pueblo. Allí está el Ayuntamiento, un cuartel de la Policía Local, una iglesia y, en un lugar destacado de la plaza, una estatua de Pedro de San José Betancur, el Hermano Pedro. Una figura que despierta gran devoción en Canarias debido a una biografía volcada en la ayuda hacia los más desfavorecidos y a que se trata del primera figura canaria elevada a la calidad de santo.
Nacido en Vilaflor en 1626, emigró a los 23 años a Guatemala donde llevó a cabo una inabarcable labor piadosa, fundando hospitales y escuelas en las que tenía cabida cualquier persona con independencia de sus circunstancias económicas o sociales.
Fue beatificado en 1980 y canonizado en 2002 por el Papa Juan Pablo II, junto a José de Anchieta, también de Tenerife.
Para la causa de su canonización se tuvo en cuenta una curación milagrosa. Un niño de Vilaflor afectado por un linfoma intestinal sanó inesperadamente cuando una monja le pasó por el vientre una reliquia del beato.
En el pueblo se puede visitar su casa natal, ahora convertida en santuario.
Antes de abandonar la plaza, visitamos unos antiquísimos molinos de agua. Un rincón de Vilaflor absolutamente encantador.
Nos movemos por una de las arterias del pueblo, y hacemos una parada para cenar en uno de los pocos restaurantes en los que se puede comer algo después de las 9 de la noche. "El rincón de Roberto" fue una de las alegrías de la jornada. Una exquisita comida casera nos llevó al paraíso acompañados por el calor de una chimenea. Continuamos, ya saciados, de camino al hotel. La noche se nos ha echado encima. La oscuridad se nota plomiza por encima de nuestras cabezas y la niebla nos ha envuelto sin darnos cuenta. Solo estamos nosotros. No nos cruzamos con nadie. Tan solo, percibimos alguna sombra fugaz a unas decenas de metros. Algún vecino, pensamos. El silencio es sepulcral, únicamente roto por el sonido de nuestros pasos.
Escuchamos unos ladridos lejanos. Algún perro pequeño, comentamos. Pero después es acompañado por otro, y luego una multitud de animales. Eran auténticos aullidos. Como si estuvieran cantando a la noche. Virginia se siente inquieta y me comenta que aquello le parecía un mal augurio, que era la señal que antecedía algún fallecimiento. Hablamos sobre ello como algo anecdótico. Llegamos al hotel. Sacudidos por la humedad y el frío, conciliamos el sueño de una forma tan profunda que parecía que llevábamos días sin dormir.
La terrible sorpresa nos la llevamos al día siguiente cuando recibimos por teléfono una funesta noticia que por respeto y consideración no voy a detallar. Sin embargo, fue una experiencia que nos dejó noqueados.
Abandonamos Vilaflor con aquella pesadumbre. Una sensación injusta porque en realidad nuestra pequeña estancia en el pueblo había resultado deliciosa. Había sido una jornada de introspección, de silencio, de paz interior, de reflexión, de conversaciones, de contemplación, de autocontemplación...Cosas que solo consigues cuando entras en un pequeño pueblo encantador como éste, un pueblo al que cuando llegas tienes esa sensación de estar en una película, "parece que llegamos a Twin Peaks", bromeábamos, un pueblo llamado Vilafor.


Efigie del Hermano Pedro y placa honorífica, en la plaza del Ayuntamiento.

"Acordaos hermanos, que un alma tenemos, y si la perdemos no la recobramos"

Parroquia de San Pedro Apostol, cerca del Santuario del Hermano Pedro


Interior de la Parroquia de San Pedro Apóstol


Interior de la Parroquia de San Pedro Apóstol 



Leyenda en el santuario que actualmente se encuentra en el lugar de la casa natal del Hermano Pedro


Fachada principal del Santuario del Hermano Pedro

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

7 casas encantadas en Canarias

Se trate o no de lugares realmente encantados, lo cierto es que los inmuebles que hemos seleccionado a continuación arrastran una carga importante de leyendas. Son historias que con el paso de los años he ido recogiendo, en muchas ocasiones junto a mi compañero de fatigas, el periodista Héctor Fajardo, gran especialista en este tipo de experiencias. De la mano del lector queda el valorar la veracidad de estos relatos, aunque mi criterio personal es el de pensar que generalmente detrás de una leyenda siempre hay un poso de verdad.