Ir al contenido principal

205 estudios académicos sobre los ovnis

El ufólogo Paolo Toselli,
 autor del estudio

El ufólogo italiano Paolo Toselli acaba de hacer pública la más completa compilación sobre las tesis y disertaciones universitarias existentes relativas al estudio de los ovnis. Se trata de 205 entradas en las que se puede comprobar como, echando por tierra la idea de que en las universidades no ha existido interés sobre este asunto, el fenómeno ha ido ocupando, con los años, un interés creciente entre numerosas instituciones académicas. El análisis abarca desde los inicios de la ufología, a principios de los años 50, hasta nuestros días, incluyendo trabajos académicos de numerosos países de todo el mundo.
De su lectura podemos extraer algunas conclusiones interesantes. Una de ellas es el hecho de que los estudiosos de estos prestigiosos centros, lejos de intentar resolver la realidad del fenómeno, hayan centrado sus análisis en cuestiones tan heterogéneas como las implicaciones psicológicas en el testigo, el papel de los ovnis como modeladores de arquetipos culturales o la sociología relacionada con los grupos de seguidores de los “platillos volantes”.
Así, durante los años 50 y 60, tras el impacto de la experiencia de Kenneth Arnold que daría inicio a la denominada era moderna de los ovnis y con el telón de fondo de las primeros supuestos contactos entre extraterrestres y humanos, el debate estuvo fundamentalmente guiado hacia el discernimiento de la realidad de estas experiencias.
Ya entrada la década de los 70 empezarían a hacerse eco los primeros estudios sobre los aspectos psicológicos y sociológicos de los encuentros con ovnis. El fenómeno estaba echando profundas raíces y cada vez eran más variadas las disciplinas que tenían algo que añadir.
A tal punto que, ya en los años 80, los primeros folcloristas hicieron sus aportaciones desde las universidades, confirmando las innegables conexiones con las tradiciones más arraigadas de los pueblos y  subrayando que estábamos asistiendo a un proceso de “folklore en formación”; la génesis, en definitiva, de un mito moderno, posiblemente el más poderoso de la segunda mitad del siglo XX.
Algunos análisis ponían de relieve el círculo vicioso por el que el fenómeno había estado durante décadas intoxicado por la cultura (cine, literatura, comics…) pero al mismo tiempo se configuraba como un modelador de nuevos iconos configurando en gran medida el cine y la televisión que estaría por llegar.
También en esta década empezaron a inquietar, como ponen de manifiesto algunas disertaciones doctorales, las derivaciones sectarias. El aspecto mesiánico del fenómeno fue el objeto de algunos trabajos que indagaron en la cuestión de los libros revelados como el de Urantia, las dinámicas de los grupos de seguidores de los ovnis o las sectas platillistas como la de los Raelianos.
Ya en los 90, aparecieron las primeras tesis relativas a la Guerra Fría, como elemento catalizador del fenómeno. Pero es sobre todo el espinoso asunto de las abducciones el que copa el protagonismo de buena parte de los trabajos desarrollados a lo largo de esta década. Algunos estudios aluden a la profunda huella psicológica registrada en quienes afirmaron haber sido secuestrado por extraterrestres, llegando a hablarse abiertamente de casos de estrés postraumático.
También en estos años se exalta el papel de la Psicología de la percepción a la hora de esclarecer gran parte de los avistamientos de ovnis. La forma en que la experiencia se percibe y se interioriza cobra gran relevancia en varias tesis doctorales. Pero no solo eso. También la manera en que esa experiencia se transmite a los demás, con las deformaciones típicas de cualquier relato que ha ido circulando durante un tiempo de boca en boca y que, a fuerza de repetición, se da por auténtico. En ese sentido, algunos trabajos apelan a un papel clave dentro del estudio de los ovnis: el de la fiabilidad de los testimonios. ¿La mera declaración valida la realidad de la observación?
El cambio de siglo deriva el grueso de las tesis académicas hacia cuestiones fundamentalmente de índole religioso, destacando también algunos trabajos sociológicos y antropológicos.
El asunto de los ovnis cogió un rumbo inesperado a raíz de las inmolaciones colectivas las sectas Orden del Templo Solar y Puerta del Cielo, a mediados de la década de los 90. Durante la última década proliferarían los análisis en torno las connotaciones religiosas de las denominadas sectas platillistas y sus creencias.

La 'marca americana' de los ovnis
La mayor parte de las tesis y disertaciones doctorales recogidas por Tosselli fueron llevadas a cabo en Estados Unidos (43.12%), seguidos a gran distancia por Francia (12.32%) y por Canadá y Brasil (0.042% en cada caso). Este dato denota la huella genuinamente americana del fenómeno ovni, por lo menos en sus inicios, aunque posteriormente en cada país floreciera con sus particularidades.
No es de extrañar el gran interés de los estadounidenses por los ovnis ya que en las tesis recopiladas abundan las apelaciones a los grandes totems de la ufología, de manufactura americana, claro: Área 51, Roswell…
No podemos obviar el hecho de que referente a España, Tosselli haya incluido tres entradas e su base de datos. La última de ellas, en 2009, llevada a cabo por el filósofo Ricardo Campo en la Universidad de La Laguna, y referente a los movimientos Nueva Era. 
Por otro lado, no deja de llamar la atención el creciente interés de la sociedad por los ovnis, a tenor de lo que se deduce del incremento, de una década a otra, del número de trabajos académicos. Prácticamente se va duplicando. Así, si en los años 60 existían 5 tesis y/o disertaciones doctorales, en los 70 fueron 12, en los 80 fueron 27, en los 90 fueron 67, y en la década de 2000, fueron 99.
La explicación podría estar en el hecho de que conforme ha avanzado el tiempo, el fenómeno se ha hecho más complejo afectando a cada vez más disciplinas. Por otro lado, y tras casi 65 años de ufología, es ahora cuando parece comprenderse mejor los engranajes que se mueven detrás de los ovnis. Por lo tanto, hay más que decir.
Además, las instituciones académicas parecen cada vez más libres de determinados prejuicios que consideraban a los ovnis como algo prohibido e indigno de cualquier análisis intelectual.
El ufólogo valenciano Vicente-Juan Ballester Olmos se ha hecho eco de este estudio en su blog. La base de datos también se puede consultar aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…