Ir al contenido principal

Ovnis y gobiernos


Estando aún inmersos en el actual proceso de puesta a disposición del público de abundante documentación ovni por parte del gobierno británico, nos llega “UFOs and Government: A Historical Inquiry”. Se trata de una voluminosa obra en la que algunos ufólogos veteranos dan su visión y aportan su propia experiencia precisamente en eso, en las estrechas relaciones, que han transcurrido a lo largo de buena parte del siglo XX, entre los ovnis y no pocos gobiernos del mundo.
El libro responde a cuestiones capitales como: ¿Los gobiernos han tenido –o tienen aún- interés por los ovnis? ¿Por qué?


Un asunto de seguridad nacional
Estas preguntas se responden a lo largo de 600 páginas, repletas de información contrastada, que incluyen nada menos que 1.000 referencias. En definitiva, cuatro años de trabajo. Numerosos investigadores, de diferentes países, han aportado como coautores su granito de arena, enriqueciendo la obra con experiencias personales.
“La historia está desenmarascada por los propios documentos de los gobiernos” aclara la nota de prensa promocional del libro. “La documentación habla de la seriedad con la que las agencias de Inteligencia y los militares se aproximaron al problema internamente”; unas aproximaciones que no fueron llevadas a cabo públicamente en su momento. Esto es así hasta el punto de que todo lo relativo a los ovnis “ha llegado a ser considerado un asunto de seguridad nacional” en muchos países.
Los contenidos abordados son amplios. Se examina la cultura de los platillos volantes generada en Estados Unidos, pero también se hace un análisis del contexto sociopolítico del mundo después de la Segunda Guerra Mundial y de buena parte de los años de la Guerra Fría; un caldo de cultivo imprescindible para entender el fenómeno ovni desde una perspectiva sociológica.
El papel de la CIA en el estudio de la información ovni no queda al margen, como tampoco se ha obviado los numerosos intentos, por parte de la Fuerza Aérea estadounidense, por esclarecer el misterio a través de proyectos como Libro Azul.
Finalmente, y aunque el caso de Estados Unidos centra mayormente el enfoque de “UFOs and Government”, algunos capítulos desarrollan las investigaciones oficiales llevadas a cabo en España, Suecia, Australia y Francia.
Los autores pueden acreditar una gran solvencia en este campo. Los capítulos relativos a la experiencia estadounidense han sido redactados fundamentalmente por Michael Swords, un científico, profesor de Ciencias Naturales de la Universidad de Michigan. Swords es toda una autoridad a la hora de abordar investigaciones militares del fenómeno ovni como las relativas al Comité Condom, el Proyecto Sign o el Proyecto Grudge.
En la parte que atañe a España, el ufólogo valenciano Vicente-Juan Ballester Olmos, uno de los pocos investigadores civiles implicados en la desclasificación española de documentación militar ovni en los años 90, se encarga de desgranar los aspectos relativos al caso de nuestro país.
El resto de los autores son los investigadores  Robert Powell , Barry Greenwood, Richard Thieme, Jan Aldrich, Clas Svahn, Bill Chalker y Steve Purcel

Ovnis y gobiernos, una historia de amor
El carácter académico de la obra deja bien a las claras la conexión entre la investigación de los ovnis y el interés de los gobiernos. Más allá de películas sobre conspiraciones o de series como Expediente X, ese interés ha sido real, tal y como lo han demostrado las decenas de miles de páginas de carácter indudablemente oficial desclasificadas por muchos países, en las que junto al sello oficial podemos leer testimonios de luces que efectúan maniobras aparentemente imposibles para aparatos de nuestra tecnologías, encuentros cercanos son seres humanoides o croquis y dibujos de genuinos platillos volantes.
Gran parte de la información proviene de una época en la que el mundo vivía en una tensión internacional y el fenómeno ovni era algo nuevo. En este escenario, cualquier aeronave no identificada que surcase el cielo podía ser vista como el enemigo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…