Ir al contenido principal

Las garras de Pennywise


La película “It” ya lleva camino de convertirse en una de las más taquilleras de la historia en cuanto a género de terror. Las razones por las que este film pueda convertirse en una obra de culto dentro de unos años tiene que ver con algo tan simple como su capacidad de aterrorizar, empleando para ello un recurso tan gráfico como la figura de un payaso. La película de Andrés Muschietti es un despliegue visual abrumador. Cuando Pennywise aparece en la pantalla se produce en tu interior una pequeña conmoción, una especie de seísmo. Muschietti, y más allá de él, Stephen King, a quien pertenece la historia, ha sabido apretar la tecla adecuada para que nuestros miedos más profundos se manifiesten en la película.

El nuevo hombre del saco
“It” habla de eso, de temores universales. De aquellos que nos han atenazado cuando éramos niños y, en muchas ocasiones nos los llevamos a la etapa adulta sin haberlos metabolizado: el miedo a estar solo, a la enfermedad, al rechazo social...el propio miedo a los payasos, un problema que se conoce como coulrofobia. Pennywise es una expresión moderna del hombre del saco (al igual que el más moderno Slenderman). Secuestra niños y se los lleva a una especie de inframundo para devorar su carne.


Una de las bandas criminales del 
videojuego "Manhunt"
se hace llamar The Clowns

Las razones por las que Pennywise, que se presenta a sí mismo como un divertido payaso saltarín, puede resultar terrorífico obedecen a la popularización del payaso malvado que hizo Stephen King en la novela homónima de 1986.
Posteriormente, la cultura ha hecho aportaciones al imaginario colectivo a través de series, películas, videojuegos e incluso la música (algunas bandas de heavy metal emplean esta indumentaria en sus performances).
Pero más allá de estas consideraciones, Joseph Campbell habla en El héroe de las mil caras (1972) de un arquetipo. Según el mitólogo y escritor estadounidense, en la mitología el payaso y el diablo están inextricablemente unidos. Se trata de un embaucador y un tramposo que hará lo posible para no seguir la normas de comportamiento (¿alguien se está acordando del Joker de Batman?).
En cualquier caso, el pánico se desata cuando estamos ante alguien del que no podemos adivinar su rostro. ¿Dónde empieza la piel y dónde termina el maquillaje? En una época en la que nos hemos acostumbrado a vivir entre constantes amenazas terroristas, esto no es poca cosa.

Los payasos toman la calle
En el otoño de 2016, se desató un episodio de histeria global, aunque de forma más singular en Estados Unidos, cuando cientos de personas salieron a la calle vestidos de payasos ejecutando las más diversas escenas públicas. Algunas ciertamente eran inquietantes.
Así, en septiembre de ese año, una mujer declaró que un payaso se acercó a su coche cuando estaba aparcada en Lucedale, Mississipi, y tocó en su ventana. En White Hall, Arkansas, se dieron reportes de payasos vestidos con un mono naranja y portando un machete. En Beauregard, Alabama, un chico de 16 años hizo una serie de amenazas terroristas a través de una página de Facebook que se llamaba “Kaleb Klown”. Aseguró que irrumipiría en un instituto armado con armas de fuego y amenazó a los profesores. En Newman, Georgia, se pudo ver a un payaso por la calle con un hacha y gritando a la gente.



Twisty, el perverso payaso de la serie Amercian Horror Story, ¿una evolución de Pennywise?


En Canarias también se dio este fenómeno, concretamente en Telde, Gran Canaria, aprovechando. la proximidad de la festividad de Halloween. Estas circunstancias obligaron a la propia policía española, ante un posible episodio de histeria social, a recomendar no compartir ese tipo de publicaciones en redes sociales y recordar que estamos en nivel 4 de Alerta Antiterrorista, por lo que salir a la calle con el rostro tapado y en actitudes sospechosas puede ser peligroso. Además, según el artículo 22 del capítulo IV de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal se considera que es punible "ejecutar el hecho mediante disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de personas que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente".
Que los payasos salieran de la pantalla al mundo real parecía inevitable, según los estudiosos del folclore moderno. En varios ensayos, el escritor Francisco Jota-Pérez habla de un fenómeno cultural conocido como hiperstición, que viene a ser algo así como el proceso por el cual personajes o sucesos que pertenecen al campo de la ficción cobran vida real. Ahora ha ocurrido con los payasos, como ya sucedió hace años con Slenderman, otro hombre del saco, en este caso salido de las webs creepypasta en 2009. En 2014, Slenderman se apoderó de la voluntad de dos adolescentes de 12 años, en Wisconsin, para apuñalar hasta casi la muerte a una amiga (eso es por lo menos lo que alegaron las dos crías). Después cobró vida propia en nuestro mundo físico, y en 2015 fue vista en los bosques de Cannock Chase (Inglaterra), levitando entre los árboles, o a los pies de la cama de algunos de sus vecinos durante la madrugada.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

7 casas encantadas en Canarias

Se trate o no de lugares realmente encantados, lo cierto es que los inmuebles que hemos seleccionado a continuación arrastran una carga importante de leyendas. Son historias que con el paso de los años he ido recogiendo, en muchas ocasiones junto a mi compañero de fatigas, el periodista Héctor Fajardo, gran especialista en este tipo de experiencias. De la mano del lector queda el valorar la veracidad de estos relatos, aunque mi criterio personal es el de pensar que generalmente detrás de una leyenda siempre hay un poso de verdad.