Ir al contenido principal

Los chemtrails en Cuarto Milenio

Los cazadores de chemtrails atacan de nuevo. Esta vez haciéndose eco de sus teorías conspiranoicas disparatadas en un programa de notable audiencia como es Cuarto Milenio.
Recuerdo que los chemtrails (o trazas químicas) son aquellas inofensivas hileras de gases que dejan los aviones, básicamente vapor de agua, que sin embargo para los skywatchers, como así les gusta denominarse, constituyen todo un peligro para la salud. Su origen presuntamente se situaría en algún programa ultra secreto que pretende fumigar a las poblaciones con virus o sustancias tóxicas con no se sabe qué propósito.
El fenómeno, a pesar de haber sido desmitificado con sencillos razonamientos en multitud de ocasiones (ver minuto 5.40 del video adjunto), sigue generando numerosos seguidores, sobre todo en Internet (y quizás debido precisamente a ello) donde logran organizarse en comunidades para compartir y divulgar las más desquiciadas ideas.
El propio Iker Jiménez, al principio del citado reportaje, emitido el pasado día 16 de noviembre, se desmarca del asunto afirmando explícitamente que no cree nada de esto de los chemtrails. Para la ocasión contaron con uno de los más activos skywatchers: el “investigador” canario de chemtrails Antonio Leonardo. La cantidad de barbaridades que manifestó el caza-chemtrails se ponen de manifiesto en el siguiente video, que sólo es un aperitivo, por lo que aconsejo vivamente que se visionen los restantes que están igualmente disponibles en Youtube:



En este corte, Antonio Leonardo afirma que los chemtrails se utilizan “para el control del clima y de la población”. Sin embargo, no aporta una sola prueba en este sentido. Por tanto, sería legítimo hacerse algunas preguntas, como mínimo, ante tales aseveraciones:

¿Quién lleva a cabo esas fumigaciones? Los caza-chemtrails nunca responden de manera diáfana a esta cuestión. Se limitan a decir que son entidades gubernamentales o agencias supersecretas que están detrás de dichas entidades, para terminar de rizar el rizo.

¿Qué clase de sustancia es dispersada sobre la población? Tampoco hay concreción aquí. El propio Antonio Leonardo responde que se trata de “bario, aluminio, litio y otros productos”. Vamos…de todo un poco. Pero, ¿hasta qué punto estas sustancias son realmente dañinas? ¿A partir de qué proporción pueden llegar a serlo? ¿No se trata realmente de materias ya presentes en el entorno? El propio meteorólogo Jacob Petrus, participante en la mesa de debate que ayudó a introducir algo de cordura en el asunto, afirmó que no hace falta acudir a los chemtrails para explicar el origen de la gran cantidad de sustancias tóxicas que respiramos a diario. Basta tener en cuenta a los automóviles con los que compartimos a diario nuestra vida. Coches, motos, camiones…son la principal fuente de emisiones contaminantes en las ciudades.

¿Con qué propósito se llevan a cabo estas fumigaciones? Aquí, los conspiranoicos también apuntan a un crisol de finalidades: experimentar con los humanos como cobayas, controlar el clima, acelerar el calentamiento global, desacelerar el calentamiento global…Cualquier teoría minimamente inquietante les puede venir muy bien a los skywatchers para intentar consolidar sus teorías. Para intentar justificarlas acuden a algunos experimentos bien conocidos que sí se han producido, aunque en el ámbito militar o científico. Uno de esos casos sería el de un proyecto desarrollado por la OMS en 1970, en el que se intentaban verificar las consecuencias de rociar con 50 kilos de ántrax, desde una avioneta, una gran urbe. El resultado arrojaría la cifra de 100.000 muertos. Se trata de pruebas puntuales, acotadas y relativas al contexto de una investigación concreta. Los caza-chemtrails, sin embargo, afirman que todas las ciudades del mundo (todas aquellas en las que se han fotografiado estas trazas, es decir todas) son víctimas a diario de una perversa dispersión de materiales nocivos, lo cual constituiría un proyecto de manipulación de las personas increíblemente ambicioso, costosísimo y, sobre todo, muy poco secreto. El propio Antonio Leonardo supera todos los límites al afirmar en el programa de Cuatro que todo obedecería a un plan de aniquilación de la población. Según sus manifestaciones “en el futuro la población puede crecer demasiado y hay que buscar una forma de control. Estamos asistiendo al comienzo del programa de eugenesia”. Esto lo dice sin pestañear.
El señor Leonardo es muy dado a los excesos. Esta manifestación vertida en un foro de misterios es suya: “Guarden latas, el plan es matarnos de hambre, en guerras por los recursos y con enfermedades provocadas”. Hasta hace poco gestionaba un blog personal en el que publicaba un montón de fotos de gases de aviones a gran altura, en unos casos, o simplemente de nubes, en otros, haciéndolas pasar por pruebas que apuntarían a una complejísima teoría de la conspiración cuyo alcance, elementos, motivaciones, etc…nunca parecen estar claros. De hecho, los teóricos de este fenómeno tienen la extraña habilidad de mezclar el asunto de las hileras de los aviones, con el precio del petróleo, con el hambre en el mundo y con el cambio climático. Todo ello siempre en el contexto de un discurso tosco, inconsistente y ambiguo.
Para destacar el grado de paranoia creciente entre los defensores de esta bola de humo, no me resisto a resaltar una entrada de las muchísimas que produjo un hilo de debate sobre este tema, en el foro de la revista digital Angulo 13:

Chemtrails = Sequía = Hambre = Muerte
Chemtrails = Enfermedades respiratorias = Negocio = Muerte
Chemtrails = Antrax (en un futuro no muy lejano) = Muerte
Chemtrails = Eugenesia


Qué miedo.

A pesar de sus palabras iniciales, distanciándose prudentemente de la veracidad de este fenómeno, Iker Jiménez a la hora de concluir el referido debate lo hizo de una manera muy abierta e imprecisa, dejando como siempre una innecesaria puerta abierta al misterio. Esto provocó que los argumentos arrolladores del meteorólogo invitado, Jacob Petrus, que dejaron sin posibilidad de reacción al skywatcher, quedaran en agua de borrajas. Una lástima.

Comentarios

Mundi ha dicho que…
¿Y los responsables de esas "fumigaciones" cómo se protegen de ellas? ¿Andan con escafandras por la calle? ¿Permanecen de por vida encerrados en sus "cueva-laboratorios-supersecretos-superprofundos"?
¡Lo que hay que oir!
Alfonso Ferrer ha dicho que…
Esa es una pregunta clave que hace que esta historia no se sostenga desde sus cimientos. Supongo que cuando estas pregunats que planteas se las empieze a cuestionar más gente, los caza-chemtrails se sacarán del sombrero alguna coartada.Por ejemplo, que los conspiradores viven bajo tierra en un bunker ubicado en las Montañas Rocosas que garantizará la continuidad del gobierno mundial para cuando tenga lugar la catástrofe global. En fín...
Mundi ha dicho que…
Eso mismo creo yo. Y los terremotos los producen cuando cambian los muebles de sitio en sus búnkeres.
:-P
De todas formas debo confesar que soy un ávido oyente de ese tipo de programas... A unos les da por la prensa rosa, a otros por el fúrbol, y a mi...
:-(

Salud
Alfonso Ferrer ha dicho que…
Yo también sigo este tipo de programas. En sí mismo no es nada malo siempre que se tenga algo de criterio. Además te permite opinar con fundamento.
mario ha dicho que…
Perdona querido amigo bloguero. ¿Te has parado a mirar hacia arriba? arriba me refiero al cielo. A esos aviones que dejan graaandes y densas estelas de ciertos gases, y no son esos otros aviones comerciales de pasajeros q dejan una pequeña estelita, producida por la condensación de vapor etc... Observa el cielo, y luego le dices a Jacob Petrus de mi parte que se meta los argumentos desinformadores por donde les quepa.

A ver si nos documentamos y nos informamos por nosotros mismos, con nuestras propias observaciones, y nos dejamos de oradores.
Alfonso Ferrer ha dicho que…
Mario, es precisamente la propia observación (puesto que se trata de un fenómeno cotidiano) la que nos permite (a mi y a cualquier ciudadano de a pie) deducir el origen de estos chemtrails.
¿Cómo de grande ha de ser la estela para que te empiece a parecer extraña? ¿Te has parado tú a mirar cómo se expanden los gases emitidos por los aviones comerciales, transcurridos unos minutos?
Entiendo que los comentarios del señor Petrus resulten molestos porque son demoledores y realmente cierran el debate.

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…