Ir al contenido principal

30 años del "ovni" más brillante

El 5 de marzo de 1979, miles de canarios asistían atónitos a un extraño ocaso. Alas 8 de la noche, hacia el oeste del archipiélago una gigantesca nebulosa eléctrica se elevaba por encima del horizonte. Unos minutos más tarde, un lucero ascendía desde el mar hacia el firmamento. A su paso iba dejando una gran estela. Ésta se iba ensanchando hasta dar la sensación de formar una enorme campana de gas.
Al día la siguiente, los periódicos locales informaron del fenómeno ampliamente. “Extraño cuerpo luminoso en el cielo de Canarias” o “Ovnis: Una realidad en Canarias” eran algunos de los titulares. Sin ir más lejos, el papel de los medios de comunicación fue clave a la hora de generar debates sobre un fenómeno cuya solución estaba casi cantada desde las primeras semanas del acontecimiento.
En marzo de 2001, los investigadores Ricardo Campo y Vicente-Juan Ballester Olmos publicaron un artículo revelador en la Revista de Aeronáutica y Astronáutica: “¡Identificados! Los ovnis de Canarias fueron misiles Poseidón”. En este trabajo se desvelaba la verdadera naturaleza del “ovni” canario. Todo se trataba de una experiencia con misiles balísticos efectuada desde submarinos norteamericanos situados en el océano Atlántico. Éstos se hallaban a cientos de kilómetros de las islas Canarias, descartando cualquier posible incidencia sobre la salud de las personas.
Las pesquisas de Ballester Olmos y Campo se realizaban tomando como referencia una base de datos gestionada por Jonathan Macdowell, un doctor en Astrofísica de la Universidad de Harvard. Macdowell tiene publicada en Internet sus tablas. En ellas registra todos los lanzamientos de misiles y cohetes llevados a cabo desde mediados del siglo XX hasta nuestros días. Si observamos estos datos nos daremos cuenta que varios disparos fueron realizados desde el submarino SSBN 642 (Kamehameha) el 5 de marzo de 1979. Dos de ellos coincidirían con gran precisión con la hora a la que, según los testimonios, fueron divisados las luces extrañas. Teniendo en cuenta que, durante los 70, el Atlántico Norte constituyó un gigantesco campo de pruebas para la Marina estadounidense, el caso parecía definitivamente resuelto. Sin embargo la falta de exactitud sobre la localización geográfica del SSBN 642, el autor de los lanzamientos, podría poner en tela de juicio la teoría de los misiles. Seguramente, para cierto sector de la ufología, los ya definitivos datos aportados por los investigadores anteriormente reseñados no fueran suficiente.
Con tal motivo pude contactar en 2003 con algunos de los tripulantes del SSBN 642. Mantuve contacto con una decena de ellos, en especial, con los que estuvieron en servicio a finales de la década de los 70. A pesar de sus reticencias a hablar debido a que, según ellos mismos, todo lo relativo a estas pruebas era información clasificada, al serle mostrada las fotos obtenidas sobre el fenómeno luminoso, reconocieron que aquello se trataba sin dudarlo del lanzamiento de un misil.
Reveladoras fueron las declaraciones que obtuve de Robert Boice, un oficial encargado del control de misiles del Kamehameha, que aquella noche estuvo en aguas cercanas a Canarias, según el mismo reconocería.
Me contó una historia sorprendente en la que la tripulación creyó estar inmersa en una situación de guerra, razón por la cual dispararon 3 misiles Poseidón C-3. La experiencia estaba en el contexto de un simulacro, FOT (Fleet Operational Test) era como lo denominaba mi informante. Se trataba de crear una situación en la que se pudiera verificar la capacidad de reacción de la tripulación, en caso de conflicto real. La quema de gases de aquellos proyectiles fue lo que miles de canarios pudieron avistar aquella noche.
Recientemente, coincidiendo con su 30 aniversario, se han encargado de este caso algunos sitios:

http://mihteriohdelasiensia.blogspot.com/2009/03/treinta-anos-del-ovni-de-canarias.html

http://blogs.elcorreodigital.com/magonia/2009/3/4/30-anos-del-ovni-canarias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…