Ir al contenido principal

Tenemos suerte de estar aquí

2009 es el año de Darwin. Se cumplen 150 años de la publicación de una obra que ha redefinido disciplinas como la biología y ha impulsado otras como la paleontología. Hablamos de El origen de las especies de Charles Darwin. La teoría de la evolución de las especies responde en gran medida a las grandes preguntas sobre los orígenes del hombre y ayuda a comprender su lugar dentro de la Naturaleza. Ya no es el centro de la Creación.
En la actualidad, y pese a ser una teoría corroborada hasta la saciedad por las evidencias, sigue siendo cuestionada por parte de algunos grupos. Se trata de un tema sangrante en lugares como Pensilvania (Estados Unidos) donde hasta hace poco las creencias religiosas pretendían sustituir al pensamiento científico en el sistema educativo; un peligroso proceso que, de consumarse, constituiría una grave amenaza para el conocimiento. De lograrse semejante despropósito, el ser humano tendría que renunciar a más de tres siglos de avances fundamentales en todas las áreas. Viviríamos en un mundo irreal, sin fundamentos, de verdades autoimpuestas y despótico. Sería como regresar a la Edad Media.
De ahí que en este año se reivindique el valor del pensamiento científico, encarnado en este caso en la Teoría Evolutiva, como el mejor sistema para comprender realidad. Se trata de un sistema que se autocorrige y que no admite verdades absolutas. Una de las cabezas visibles de esta batalla en pos de la cultura científica es Richard Dawkins, profesor de la Universidad de Oxford. Dawkins ha intervenido en varios documentales de gran éxito en los que pretende fomentar la actitud crítica ante determinados valores, sobre todo aquellos que tienen que ver con nuestra manera de analizar la realidad.
En una serie producida por el 4 Channel, aborda el fenómeno religioso al que llega a considerar como "la raíz de todo mal". Para Dawkins detrás de muchos conflictos internaciones se esconde una visión religiosa de la realidad y de la Historia. Se desplaza a lugares como Israel, descubriendo, tras entrevistas con imanes musulmanes y rabinos judíos, como existe una imposibilidad de diálogo que perpetuará determinado tipo de problemas. Cuando el discurso de las partes beligerantes se apoya en valores absolutos, cuando no hay margen para argumentar racionalmente, la posibilidad de diálogo se reduce a cero.
En una actitud algo extrema, Dawkins considera que la religión y la ciencia no pueden convivir; es más, son contradictorias .Se refiere a la fe como un virus que, en el sistema educativo, resulta especialmente peligroso. La mente de un niño es como un papel en blanco. Si en la escuela a la que acude (o en su propia casa) se le enseñan una serie de creencias religiosas, que van en contra de la realidad observable, las interiorizará como normales. Cuando sea adulto ahondará más en estas ideas, de las cuales no podrá ya desprenderse, y las transmitirá a sus hijos en una cadena sin fin.
Cómo ya apuntaba anteriormente, esta dinámica ya se está dando en algunas escuelas de los Estados Unidos, donde se ha ido constatando en los últimos tiempos un "revival" de las ideas creacionistas. Así, Dawkins entrevista a un profesor que afirma que enseña el Diluvio Universal como un hecho histórico porque fue lo que le enseñaron de niño. También comprueba como lo religioso se mezcla, o incluso desplaza, a lo científico en materias como la biología.
La lucha por el pensamiento científico que abandera Richard Dawkins es necesaria aunque también creo que es algo excesiva. Afirmar que la religión y la ciencia no pueden coexistir es algo extremo. La espiritualidad y la necesidad de trascendencia, al igual que otras expresiones que poco tienen que ver con lo científico como el arte, son consustanciales al ser humano. Difícilmente podrá desprenderse de ello. La religión en ocasiones proporciona respuestas rápidas que otorgan tranquilidad y tienen mucho que ver con la forma personal de ver el mundo. Se mezcla inextricablemente con los pensamientos y valores del individuo. No tiene porque renunciar a ello. Lo que de ninguna manera debe permitir una sociedad moderna y culta es que la religión sustituya a la ciencia.
En cualquier caso, el ateísmo que practica Dawkins resulta una forma saludable de enfrentarse a la vida, y ofrece alternativas a las grandes preguntas. El ateísmo, al margen de ser una herramienta para el discernimiento, lleva implícito toda una filosofía. En palabras del propio profesor de Oxford:
"La religión sólo puede proveer respuestas fáciles, en última instancia, poco satisfactorias. La ciencia, en constante búsqueda de explicaciones reales, revela la majestad de nuestro mundo en toda su complejidad.
La gente a veces dice: "debe haber algo más que solamente este mundo, que solamente esta vida". Pero, ¿cuánto más quieren?
Vamos a morir y eso nos hace afortunados. La mayoría nunca va a morir porque nunca va a nacer. El número de personas que podría estar aquí, en mi lugar, excede a la cantidad de granos de arena del Sahara.
Si piensa en todos los modos en que nuestros genes podrían permutar, usted y yo somos increíblemente afortunados de estar aquí. El número de eventos que tendrían que ocurrir para que existamos nos lleva a pensar que tenemos el privilegio de estar vivos y deberíamos aprovechar al máximo nuestro tiempo en este mundo".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…