Ir al contenido principal

El accidente de Los Rodeos en Ángulo 13

Hoy se cumplen 32 años del peor accidente de la Historia de la aviación. Se trata del ocurrido en el aeropuerto de Los Rodeos, situado en el norte de Tenerife. Una tarde de domingo, las malas condiciones de visibilidad debido a la niebla densa se unieron a las prisas por despegar de uno de los comandantes, una orden de despegue mal entendida, los tanques de combustible llenos…Todo ello condujo a un desenlace fatal. Dos Boeing 747 chocaron cuando uno de ellos empezaba a tomar vuelo. El balance de víctimas: 583 muertos.
Cómo suele ocurrir en ocasiones similares, siempre que hay una tragedia de gran magnitud, las historias de corte paranormal no tardan en aparecer. El accidente de los Rodeos no ha sido una excepción y, de hecho, los rumores sobre aparecidos, premoniciones, etc..se han ido sucediendo hasta épocas bien recientes.
Un aspecto clásico de los grandes accidentes son las premoniciones. Hace años, junto al periodista Héctor Fajardo, entrevisté a la conocida médium canadiense Marilyn Rossner. La vidente se hizo muy famosa por afirmar (una vez ocurrida la tragedia, claro) que meses antes había tenido la visión de dos aviones colisionando y escuchaba en su interior una voz que le decía "Tenerife, Tenerife, Tenerife…". Nunca obtuvimos una prueba de que esa premonición fuera registrada con anterioridad al suceso.
Así mismo, tenemos un experimento presuntamente ocurrido en la Universidad de Durham, en el que un estudiante, Lee Fried, días antes del accidente, habría escrito en un papel el titular de portada del periódico News Observer del día 28 de marzo. El titular y la predicción de Fried hacían referencia al accidente aéreo de Tenerife y hacían alusión al número de víctimas mortales. Ambos coincidían sorprendentemente. Nunca se llegó a confirmar la historia de Lee Fried, ni siquiera que tal personaje existiera realmente.
Por otro lado, en su día entrevistamos a algunos militares que afirmaron observar a una niña fantasma, en el curso de una instrucción nocturna cerca del aeropuerto. Esta historia enlaza con otra leyenda bien conocida: la de la niña de la garita. Según se cuenta, durante las labores de rescate de los cuerpos en el aeropuerto, no se llegó a recuperar el de una niña. Por tanto, es esta chiquilla la que se presenta a altas horas de la madrugada a los soldados que montan guardia en las instalaciones militares anexas al aeropuerto. La historia carece de fundamento desde el momento en que durante el recuento de cadáveres no se echó en falta el cadáver de ningún niño. Además, los testimonios obtenidos por parte de algunos militares, aunque sinceros, no se ven apoyados por ningún otro tipo de pruebas que nos permitieran seguir avanzando en una investigación.
Todas estas historias sobrenaturales son muy evocadoras pero no sostienen un mínimo análisis. Todo son relatos, rumores, historias que van de boca en boca…haciendo crecer una especie de bola de nieve durante los últimos 30 años. Realmente se trata de un desesperado intento por parte del ser humano por interiorizar un suceso terriblemente luctuoso y encontrar algunas respuestas. Por ejemplo, si consideramos que el accidente ya estaba pronosticado por un vidente, pensaremos que habrá ocurrido porque, de alguna manera, así estaba escrito. Si es la providencia la que dicta la fatalidad, el suceso resulta más tranquilizador y aporta claves para entenderlo. De igual manera, los paseos de una niña fantasma por el lugar del accidente nos permitiría creer que los muertos, en cierta manera se hayan vivos, en algún lugar del más allá. Incluso los niños, que constituyen el aspecto más dramático de cualquier tragedia, se encontrarían a salvo.
Todas estas reflexiones y otras sobre cuestiones como la de la presencia constatada de uranio empobrecido (esta vez sí, medida de manera científica) en el lugar del accidente han sido el motivo central del programa del divulgador Juanca Romero en su programa de radio Ángulo 13. El enlace aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…