Ir al contenido principal

El manuscrito del coronel Corso


El incidente de Roswell, aquel en el que presuntamente se habría estrellado una nave de origen extraterrestre en el desierto de Nuevo México en 1947, junto al avistamiento de nueve platillos volantes en Washington por parte de Kenneth Arnold el mismo año, constituyeron el punto de partida de lo que posteriormente serían más de 60 años de ufología.
Buena parte de la popularidad que alcanzó el suceso de Roswell es debida a la aparición de un libro en 1997 titulado “The Day Alter Roswell”. Su autor, el Teniente Coronel Philip Corso (fallecido en 1998 a los 83 años), trabajó al servicio de la Armada de los Estados Unidos y fue protagonista, según relata en su obra, de algunos hallazgos relacionados con el ovni accidentado que habrían cambiado el futuro de la Humanidad.

Así, elementos tan cotidianos en nuestra vida como los circuitos integrados o el láser serían realmente tecnología de origen extraterrestre. Pero no sólo eso, el Kevlar, la fibra óptica o los dispositivos aceleradores de partículas habrían sido producto de las investigaciones de Corso sobre la aeronave estrellada.
The Day Alter Roswell proporcionaba los argumentos apropiados a aquellos que veían la mano conspiradora del Gobierno para mantener en secreto autopsias alienígenas y tecnología de otros mundos. Se convirtió en una especie de biblia para los partidarios de la hipótesis ET en el fenómeno ovni y Corso en un estandarte para los grupos relacionados con la Exopolítica.
Precisamente, ha habido novedades recientes en cuanto a las pesquisas que el militar llevó a cabo en vida, según ha dado a conocer el sitio sobre exopolítica, Openminds en una nota.
Cuando todo ya parecía estar dicho y hecho, nos hemos enterado de que Corso nunca estuvo muy de acuerdo con las alteraciones que sufrió su libro durante el proceso de edición. Así lo había manifestado en 2007 su hijo, Philip Corso Jr., quien indicó su intención de dar a conocer todo el material almacenado en bruto por su padre sobre el affaire Roswell. En sus propias palabras: “Se trata del manuscrito original. En parte está escrito a máquina, y en parte a mano. Lo que contiene realmente son las notas originales. Esto es lo que la gente quiere. No lo quieren editado. Se lee como un libro de texto, en otras palabras, como un manual…Con este libro –The Day Alter Roswell- mi padre estaba muy molesto. Le hubiera gustado revisarlo”.
Corso trabajó a las órdenes del General Arthur Trudeau en el Pentágono, según su versión, valorando los extraños componentes de la aeronave siniestrada, así como los informes médicos de las autopsias efectuadas a sus tripulantes.
Una de las sorprendentes conclusiones a las que llegó es que la nave era una especie de engendro biomecánico que quedaba unido inextricablemente a su tripulación. La conexión se hacía a través de un interface neuronal, formando el individuo parte del vehículo.
Las consideraciones que hace Corso son tan atrevidas que los propios autores de la nota de Openminds (muy dados a la hipótesis estraterrestre) en la que se desarrolla esta información admiten que el testimonio del militar no ha sido posible cotejarlo con otras personas que le hubieran conocido cuando era Jefe de de la Oficina de Investigación y Desarrollo de la Armada en el Pentágono.
Aún con todo se cita un importante documento firmado por el Teniente Coronel dos meses antes de su muerte. Se trata de una declaración jurada obtenida por Peter A. Gersten, director de CAUS (Citizen Against Ufo Secrecy), encabezada por un titular en el que se podía leer, a fecha de 8 de junio de 1998, lo siguiente:
“Coronel retirado de la Armada declara bajo juramento haber visto cuerpos de seres extraterrestres e informes de autopsias”.
Como todo lo que tenga que ver con Roswell, no hay más pruebas de los hechos relatados que el testimonio del propio Corso. No ayuda la imposibilidad de cotejar su relato con otros oficiales que tuvieran conocimiento directo de estas operaciones. La historia de Roswell, fuere lo que fuere lo que tuviera lugar allí a comienzos de julio de 1947, ha venido a constituir un conglomerado de testimonios que daban una visión parcial de lo acontecido y que la literatura, sobre todo de la época de los 80 y 90, se ha encargado de aderezar para hacerla parecer el mayor encubrimiento de la Historia.
De cualquier forma, la publicación de las notas de Corso al completo, que ahora se anuncia bajo el título de “Dawn of a New Age” merecerá un análisis concienzudo y deberá ser de lectura obligatoria para todo aquel que pretenda concluir de manera definitiva el caso.
El archivo se puede consultar aquí, de momento, previo registro.

Comentarios

noticias ha dicho que…
guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…