viernes, 1 de octubre de 2010

Aumenta la construcción de refugios de cara al 2012

La oleada de augurios milenaristas relacionados con el 2012 continúa. Y con ello se abren fronteras insospechadas para aquellos que han sabido ver en el asunto una oportunidad. Así, parece que el sector de la construcción, tan castigada por esta crisis económica, podría explorar nuevos terrenos en la construcción de refugios o, incluso, ciudades en las que esperar el fin del mundo.
En la ciudad de Xul, México, se ha instalado un grupo de italianos que está construyendo un conjunto de viviendas. Los vecinos, atónitos, ya la han denominado "la ciudad del fin del mundo" y alguno de los lugareños ha afirmado que el proyecto fue revelado por intercesión de un "ser de luz" a una de las integrantes de la comunidad.
Las viviendas se hallan muy cerca del emblemático enclave maya de  Kiuic, en la Reserva Biocultural Helen moyers, lo que otorga ciertas connotaciones proféticas al proyecto, al establecer una relación casi inevitable con supuesto calendario del fin del mundo elaborado por la antigua civilización mesoamericana.
Las casas están lo alto de un cerro, posiblemente para evitar futuras inundaciones, según algunos, o para estar más cerca de la divinidad, según otros. Las viviendas disponen de gruesas y sólidas paredes que podrían prevenir los efectos de futuras guerras químicas o el aumento de la radiación ultravioleta del Sol.
El grupo se autoabastece con placas solares y practican la agricultura y, en general, el respeto al medio ambiente. Se trata de una gente que intenta pasar desapercibida y han evitado hacer declaraciones públicas. Suponemos por tanto que no hacen daño a nadie y, posiblemente, los rumores que les adjudican una naturaleza sectaria y apocalíptica -y, por tanto, muy peligrosa- provengan de la propia estupefacción de los lugareños que no entienden el, de por sí incomprensible, hecho de que unos occidentales europeos vayan a instalarse a vivir al interior de una selva americana.
Aún con todo, no podemos obviar un dato objetivo: ha aumentado un 20% la construcción de refugios atómicos. En este mismo blog ya dábamos cuenta de proyectos con tintes verdaderamente mesiánicos como el americano de Vivos, en el que se pretende construir una red de búnkeres subterráneos en Estados Unidos, que incluirían tiendas, cines o gimnasios. O el más modesto Grupo de Superviviencia de España 2012, cuyos responsables ven en el apocalipsis una posibilidad de "experimentar con ilusión el cambio de ciclo que proponen los mayas".
El miedo mueve montañas y, por supuesto, oportunidades de negocio. Nos hemos puesto en contacto con uno los más experimentados constructores de refugios atómicos en España, Antonio Alcahud, para verificar si efectivamente se está produciendo un aumento en la demanda de este tipo de construcciones.
"Si, ha aumentado debido principalmente a la preocupación por los cada vez más frecuentes y destructivos desastres naturales , al cambio climático, y a los apocalípticos augurios del 2012" nos responde. Llama la atención que estos costosos proyectos los pueda asumir la demanda privada pero así parecer. Según Alcahud "se trata de particulares sin excepción, en España. Solamente instituciones como la Moncloa, Zarzuela, Estado Mayor del Ejército y otras similares tienen refugios atómicos, pero se las construyen ellos". El experto asegura recibir peticiones de numerosos lugares de España que incluyen al propio archipiélago canario: "Si, ayer mismo recibí una petición. Canarias es un lugar estratégico mundial, además de un conjunto de islas volcánicas sujetas a desastres naturales, y en último extremo, con reminiscencias a la Atlántida. Hay quien sostiene que con los movimientos de placas tectónicas Canarias desaparecerá bajo las aguas aunque yo no lo creo así".