Ir al contenido principal

Viviendo en Mátrix

Nuestro cerebro podría considerarse el mayor logro de la naturaleza. El transcurso de millones de años nos ha proporcionado un órgano tremendamente efectivo para llevar a cabo miles de tareas, algunas tan elementales como no golpearnos contra la pared cuando salimos de casa o evitar ser atropellados por un coche cuando paseamos por la calle. Sin embargo, tal prodigio de la evolución biológica no ha logrado satisfacer algunas cuestiones de gran alcance para conocer qué papel ocupamos en el Universo. Las limitadas funciones del cerebro no están configuradas para contestar a preguntas como quiénes somos, cuál es nuestro destino o qué es la muerte. A todas estas cuestiones el cerebro responde con engaños y nos predispone a la fabricación de mitos.  La propia idea de la muerte podría ser una mera elaboración mental; un concepto artificial, que más allá de nuestras percepciones cotidianas no tendría ningún fundamento.

Una Teoría del Todo
Ésta es una de las premisas de las que parte el trabajo de Robert Lanza, Doctor en Medicina, Jefe de Unidad de Tecnología Avanzada de la Escuela Universitaria de Medicina de Wake Forest y autor del libro Biocentrismo: Cómo la vida y la conciencias son las claves para entender el Universo.
Lanza asegura que la muerte, tal y como la conocemos, es un engaño del cerebro. Esto sería debido a que la realidad es una simulación de la conciencia, hasta tal punto que no duda en afirmar que ha sido la propia vida la que ha creado el Universo, y no al revés.
Robert Lanza, autor de la teoría
del Biocentrismo

Nuestra mente nos ha proporcionado una visión lineal del espacio-tiempo, dándonos por tanto una imagen bastante limitada y sesgada de la realidad. De esta percepción lineal del mundo surge directamente nuestra idea de la muerte, tal y como la comprendemos. Este razonamiento ha llevado a Lanza al atrevimiento de afirmar que podría haber vida después de la muerte. "La idea de la inmortalidad podría tener lugar en un mundo sin límites espaciales ni temporales", considera. El autor sostiene su idea en algunos conceptos de la Física Cuántica y en teorías cosmológicas relacionadas con la coexistencia de muchos universos. "Cuando morimos, nuestra vida se convierte en una flor perenne que vuelve a eclosionar en el multiverso", asegura.
Lanza ha empleado estas ideas para elaborar un teoría del Biocentrismo, término acuñado por el propio investigador. Ésta se basa en que tendemos a colocar a la vida y a la Biología en el centro del Universo. La presencia del ser humano es lo que le da sentido a todo. Nada ocurriría sino estuviésemos ahí, en ese momento, para interpretarlo. El autor lo explica recurriendo  a un experimento con micropartículas. Imaginemos una superficie en la que se han practicado dos hendiduras por las que van a pasar muchas partículas. Somos capaces, utilizando instrumentos adecuados, de determinar por qué agujero está pasando cada una de las ellas. Sin embargo, cuando no observamos directamente el experimento, una partícula puede pasar simultáneamente por las dos hendiduras, desafiando nuestro razonamiento lógico. La Física Cuántica explica este proceso apelando a la dualidad onda-partícula. La presencia del observador es la que determina el comportamiento de una partícula y otorga sentido al experimento.

¿Por qué Yo? ¿Por qué ahora?
La idea de que vivimos en una realidad simulada ha salido los guiones de ficción llevados al cine (Mátrix, Nivel 13, Dark City, etc. ) para ser objeto de especulaciones en el campo de la Biología, la Filosofía o la Física.
Algunos autores consideran que el Universo
 es una simulación informática
Recientemente, investigadores del proyecto GEO600, un detector de ondas gravitacionales localizado en Hanóver, Alemania, han afirmado que han descubierto indicios de que podríamos vivir en una simulación. Los expertos creen haber hallado las unidades de información últimas que conforman el espacio-tiempo (algo así como ver los píxeles de una pantalla) y deducen que la realidad observada es un holograma.  
Filósofos como el británico Nick Bostrom han propuesto directamente la existencia de unos diseñadores que han fabricado el mundo empleando modelos matemáticos. Bostrom postula que cualquier civilización lo suficientemente avanzada tecnológicamente intentaría hacer una reconstrucción virtual de la realidad. Sería una consecuencia inevitable del desarrollo técnico.
Esta presunción implica la existencia de un Dios, razón por la cual se considera un razonamiento herético dentro del campo de la Ciencia. Aunque no se trataría de una deidad tal y como la describen las religiones, sino más bien una especie de arquitecto inteligente que proporciona sentido a todo.
¿Estamos en el camino de convertirnos
en creadores de mundos?

Esta especulación permite explicar el perfecto orden que se puede observar en el Universo, el equilibrio preciso de factores que han hecho posible la formación de estrellas y planetas y, por tanto, la aparición en el escenario de nosotros mismos como especie. Uno de los argumentos que suelen dar los teóricos del diseño inteligente es el hecho de que la fuerza de la enigmática energía oscura, situada en los confines del universo observado, es la justa y precisa. Si fuera más débil, la gravedad hubiese sido insuficiente para formar los planetas y dar paso a la vida; y si fuese más fuerte, el universo ya habría colapsado sobre sí mismo. En definitiva, todo parece indicar que estamos en un mundo hecho a medida para nosotros.
Eso sí, no esperaríamos encontrar a seres extraterrestres ya que para el Diseñador el centro de estudio sería nuestra especie.
Este razonamiento, llevado un poco más lejos, nos puede llevar al hecho de que dentro de nuestra propia simulación, nosotros mismos llegaremos a un punto de la historia en el que accedamos a los medios para poder generar, a su vez, otras realidades. Un escenario que, de hecho, ya estaría dando sus primeros pasos gracias a la aparición de internet, las redes sociales y los juegos de simulación social.
Por otro lado, existe un proyecto científico que pretende crear un modelo del Universo empleando una técnica conocida como Enrejado Cuántico Cromodinámico. Actualmente está simulando pequeñas porciones del Universo pero será cuestión de tiempo que podamos ir ampliando esa fracción. Entonces, poco a poco, sin darnos cuenta de ello, nos iremos convirtiendo en creadores de mundos donde tengan lugar procesos que puedan ser tan interesantes como los que ocurren en el nuestro.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…