Ir al contenido principal

70 años de ovnis. Los mejores casos estudiados.

Kenneth Arnold, primer testigo
 de la era moderna de los ovnis
Cuando Kenneth Arnold afirmó divisar con su avioneta la evolución de nueve aparatos aéreos no identificados, mientras sobrevolaba el Monte Rainier el 24 de junio de 1947, jamás pensó que con su experiencia estaba iniciando uno de los mitos más potentes del siglo XX: el de los ovnis.
Cuando empleamos el término "mito" para referirnos a a este fenómeno, buena parte de la comunidad de investigadores suele sentirse incómoda, incluso reaccionan de manera airada. Pero, mal que nos pese, es innegable que la ufología carga con una cantidad importante de leyendas, elaboraciones periodísticas exageradas, fraudes y falsas percepciones  e interpretaciones. Sin embargo, ello no ha impedido que muchos estudiosos se hayan acercado al fenómeno de forma seria y rigurosa, empleando el método científico siempre que ha sido posible, para intentar resolver algunos enigmáticos casos.
La mayoría son historias que se han desinflado con el paso del tiempo. Pero aún queda un reducto de episodios ufológicos que parece haber resistido todos los análisis. Pertenecen a ese escurridizo cinco por ciento de avistamientos no identificados del que se suele hablar en la comunidad ufológica. Son la razón por la que aún siguen en la carretera un puñado de investigadores que no han renunciado a la posibilidad de que la naturaleza del fenómeno pueda ser genuinamente misteriosa, sea  cual sea la causa que pueda subyacer.

Hemos hablado con seis veteranos investigadores de ovnis (algunos prefieren evitar la etiqueta de "ufólogos"). Les hemos pedido que seleccionen los tres casos que, bajo su criterio, sigan siendo un misterio a día de hoy. Nuestro ensayo no ha arrojado la cantidad de 18 historias, como pudiésemos esperar. Han sido 16, porque al cruzar las encuestas hemos constatado que varios de nuestros entrevistados han coincidido en dos episodios: el aterrizaje de Socorro, el 24 de abril de 1964, y la persecución de dos cazas españoles a un objeto de origen desconocido el 4 de noviembre de 1970 (Red Eye).
Algunos de nuestros encuestados son más creyentes, otros son más escépticos. Unos hablan de casos inexplicables, otros de inexplicados, y otros prefieren hablar simplemente de casos importantes.
Son solo 16 casos pero quizás contengan las claves para resolver el enigma de los ovnis. Éstas son las impresiones de nuestros entrevistados:

José Antonio Caravaca. Escritor, investigador del fenómeno ovni y colaborador habitual de revistas especializadas, y autor del reciente ensayo "Ovnis. Las mejores 50 evidencias" (Ediciones Cydonia).

A lo largo de estos últimos 70 años el fenómeno OVNI nos ha arrojado un buen puñado de casos que han resistido no solo el paso del tiempo, sino todos los análisis y conjeturas para buscarles una respuesta convencional. Entre mis 3 incidentes favoritos se hallan:

1.- El Incidente Roswell. Desde julio de 1947 no han parado de surgir testimonios e indicios de que algo de extremada importancia ocurrió en el desierto de Nuevo México en aquel lejano verano. Muchos de los militares implicados en la supuesta recuperación del OVNI estrellado han confirmado que los restos hallados en el desierto no pertenecían a un artefacto terrestre.  Pese a toda la controversia que envuelve a este suceso seguimos sin conocer, después de 7 décadas que ocurrió realmente en Roswell.

2.- El Incidente de Villares del Saz. El 1 de julio de 1953, en un pequeño pueblo de Cuenca, un joven pastor de nombre Máximo Muñoz Hernaiz, de tan sólo 13 años de edad, presenció el aterrizaje de un OVNI a escasos metros de su posición. Del objeto surgieron varios pequeños seres que llegaron incluso a tocar al testigo. En el lugar aparecieron huellas que pudieron ser examinadas por la Guardia Civil. Desde entonces, el testigo no ha querido aparecer en los medios de comunicación.

3.- El Incidente de Socorro. El 24 abril de 1964 el oficial de policía Lonnie Zamora se topó con un extraño objeto volador del que surgieron dos pequeños humanoides. En la zona quedaron múltiples huellas del incidente, que inmediatamente después del despegue del objeto pudieron ser examinadas por varios oficiales de policías, militares y un agente del FBI. Pese a los esfuerzos de la USAF (Fuerza Aérea de los Estados Unidos) para encontrar una respuesta a este avistamiento, a día de hoy, sigue siendo una incógnita irresoluble, pese a toda la información disponible. Sin duda el aterrizaje OVNI mas documentado de la historia.


Pedro P. Canto. Investigador del fenómeno ovni.
Si tuviera que elegir tres casos UFOlógicos que mostraran la complejidad, y en tanto estamos hablando de casos de encuentro con OVNIs sucintamente –es decir, observando inteligencia en su actividad, pero evitando hacer conjeturas sobre la procedencia o identidad de sus supuestos tripulantes-, creo que yo me decantaría por los siguientes:

1.- Lonnie Zamora. Caso Socorro, Nuevo México, 24 de abril de 1964. Pese a que existen múltiples conjeturas sobre la identidad de los supuestos perpetradores de un supuesto engaño, analizando fríamente las evidencias sobre esta hipótesis se llega a la conclusión de que todas las pruebas se limitan a “dimes y diretes” que no confluyen en ningún responsable. No basta con decir “creo que tengo una vaga idea de quién engañó al agente de policía”: Es preciso identificarlo sin ningún asomo de duda antes de descreditar las investigaciones de la USAF, el APRO, el Dpto de Policía de Socorro y las decenas de investigadores que no hemos encontrado una explicación plausible al suceso.

2.- Norman Muscarello. Caso oleada Exeter, 3 de Septiembre de 1965. También existen muchas hipótesis para intentar explicar el caso de la Oleada ocurrida en New Hapshire y aunque existen evidencias de podría existir una explicación al caso, no existe ninguna explicación de lo que atacó al joven que estaba a punto de entrar en la armada y que, saliendo de Massachusets, se vio obligado a precipitarse en una zanja para eludir unas luces erráticas y silenciosas que fueron directamente hacia él.

3.- Padre William B. Gill y su misión, Oleada Nueva Guinea, 27 de Junio de 1959. El pastor anglicano Gill fue alertado por algunos miembros de su misión de que había una extraña aeronave a pocos metros de su misión en Bosinai. Tanto él como unos 25 miembros pudieron ver la aeronave y a sus tripulantes, quienes incluso intercambiaron saludos con ellos. En poco más de dos semanas fueron reportados unos 60 encuentros con aeronaves desconocidas en Nueva Guinea.

Repito: son encuentros con OVNIs y sus tripulantes, INDEPENDIENTEMENTE de la interpretación que se le quiera dar a su procedencia. Pero en tanto no existe constancia de fraude o explicación al fenómeno, deben permanecer en el archivo de los No Identificados.


Scott Corales. Investigador del fenómeno ovni, y editor del  sitio web dedicado a la ufología hispana http://inexplicata.blogspot.com.es/
Tres casos que a mi modo de ver aún figuran entre los expedientes "sin resolver":
1.- Cisco Grove, California, 1964. El fascinante encuentro del cazador Donald Shrum con seres humanoides y lo que parecía ser un robot que lanzaba un vaho nauseabundo. El cazador estuvo a merced de estas figuras desconocidas la noche entera, disparando flechazos contra el ser mecánico y los humanoides.

2.- Mutilaciones de ganado, 1973-1977. Durante un espacio de cinco años, los ganaderos estadounidenses sufrieron las depredaciones de algo desconocido que causó la muerte de cientos de cabezas de ganado. La responsabilidad se ha adjudicado a los ovnis, a los seres tipo yeti, a los militares y congregaciones de satanistas.

3.- El hombre polilla, 1966-1967. En menos de un año, la población de Point Pleasant, Virginia Occidental, estuvo asediada por un humanoide volador denominado jocosamente "el hombre polilla" (Mothman, en inglés), asociado con los avistamientos ovni que se daban al momento. Se consideraba que su aparición vaticinaba desastres, como el derrumbe del puente Silver Bridge en esa localidad, con un elevado saldo de muertes.


Ricardo Campo. Doctor en Filosofía por la Universidad de La Laguna y es autor, entre otros libros, de “Los OVNIs ¡vaya timo!“ (editorial Laetoli, 2006). Responsable del blog http://mihteriohdelasiensia.blogspot.com.es/

1.- 4 de noviembre de 1970, vertical de la provincia de Valladolid. Red-Eye era un ejercicio periódico de defensa aérea del Ejército del Aire que tenía como objetivo la evaluación, mediante ataques simulados desde diferentes puntos, de la capacidad de reacción de todo el sistema defensivo del espacio aéreo español. Dos aviones reactores de caza F-86F Sabre, pertenecientes al escuadrón 102 de Defensa Aérea con base en Valenzuela (Zaragoza), se encontraban en situación de “alerta de 5 minutos” en un punto de espera en el mar Cantábrico a unos 90 km al norte de la ciudad de Gijón. En esta posición permanecieron orbitando por espacio de unos minutos, hasta que les fue asignada una “traza” de radar desconocida. Se desplazaba a una velocidad y en unas circunstancias anormales que hacían conveniente proceder a su identificación. Tras penetrar en la Península, los aviones fueron situados a unos 5.600 m del objetivo. Después continuaron la operación de interceptación hasta menos de 1.800 m del objeto, pero no lograron ver o encontrar el blanco. Según el radar del EVA-1, el blanco efectuaba rápidas variaciones de altura entre los 12.200 y 3.050 m. Cuando ya habían iniciado el camino de vuelta, el controlador comunicó a los pilotos que tenían detrás, a una distancia de 3.700 m, un nítido eco no identificado que les seguía a la misma velocidad que desarrollaban los cazas, que era de unos 800 km/h. Ese misterioso eco les acompañó durante unos 185 km. Poco después, hacia las 11 horas, cuando los aviones se encontraban en las proximidades del macizo montañoso del Moncayo (Zaragoza), uno de los pilotos, que volaba en formación a la derecha de su jefe, informó a éste de que por fin veía el blanco “a las ocho” de su línea de vuelo. Era ovalado y de color gris brillante. Intentaron acercarse, pero desaparecía con una velocidad asombrosa. Dado que el nivel de combustible era ya crítico, los aviones iniciaron un rápido descenso. Pero cuando se hallaban en el tramo inicial de las maniobras de aterrizaje, a unos 800 m de altura, uno de los pilotos indicó que tenían de nuevo el objeto detrás de ellos, aunque a más altura. El otro también lo divisó. Después el extraño artefacto desapareció definitivamente desplazándose hacia arriba a velocidad vertiginosa. Eran las 11:05 horas. Entre las posibilidades explicativas se encuentra el hecho de que durante aquellos años, el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) de Francia estaba desarrollando la Operación Nimbus, con un incesante lanzamiento de gigantescos globos estratosféricos tetraédricos, desde la base de Aire-sur-L’Adour (Landas), que los vientos frecuentemente transportaban al espacio aéreo español. Tales globos fueron vistos y fotografiados en fechas cercanas a noviembre de 1970, el 18 de septiembre en varios puntos de España, el 24 del mismo mes en Turín (Italia) y el día 29 en Sarajevo (Yugoslavia), por ejemplo.

Referencia: “Un ovni en el ejercicio Red-Eye”. Vicente-Juan Ballester Olmos. Accesible en: http://www.webcitation.org/6mmRSNxU2


2.- 25 de julio de 1979, Turís, Valencia. Un agricultor llamado Federico Ibáñez conducía su coche para recoger uva en una finca de su propiedad, en torno a las 11:30 horas. Unos 700 metros antes de llegar observó un objeto blanco brillante en el camino de acceso. Lo tomó por otro coche, pero un poco más tarde pasó a unos cuatro metros del extraño cuerpo. Tenía forma de medio huevo de 2,20 metros de altura y 2,50 de anchura. Se sostenía en cuatro soportes a modo de patas. Entonces vio cómo desde detrás de un algarrobo salieron rápidamente dos seres idénticos de pequeña estatura que a gran velocidad se introdujeron en el objeto. Vestían una especie de mono ancho que les cubría todo el cuerpo salvo cara y manos. Llevaban unas “gafas” negras prominentes de siete u ocho centímetros de longitud y en las manos una especie de guantes de boxeo. El objeto despegó verticalmente, produciendo un remolino de polvo, en dirección oeste-sur-oeste. Pocos días después, un grupo de investigadores descubrió cuatro huellas en el lugar de ocho centímetros de diámetro y forma lobulada. Como en tantos otros casos de “aterrizaje” de extraños objetos de origen desconocido, contamos solo con la palabra de un único testigo, así que no es posible descartar cualquier malinterpretación o distorsión transitoria de la percepción por parte del testigo.

Referencia: Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS. Vicente-Juan Ballester Olmos y Juan A. Fernández Peris. Plaza y Janés Editores, Barcelona, 1987, pp. 233-235.


3.- 9 de julio de 1992, Abades, Arico, Tenerife. Sobre las 20:30 horas, varios grupos de personas, independientes entre sí, divisaron lo que aparentó ser un accidente aeronáutico. Sobre el mar se pudo observar “la parte de arriba del fuselaje de un avión y su cola”. Unos chicos acampados en una cala de Abades escucharon un estruendo y vieron un avión cayendo, una especie de “forma alargada”, como a unos 500 metros de donde estaban. Otros testigos llegaron a ver luces en el objeto. La Guardia Civil inspeccionó la zona con ayuda de helicópteros y submarinistas voluntarios rastrearon el fondo, pero no hallaron nada. Aviación Civil no tuvo constancia de la pérdida de aparato alguno, ni las Fuerzas Armadas realizaban ejercicios o experimentaban con prototipos.
Zonas de sombra en la cobertura radar o vuelo a cota baja para eludir la detección, con el concurso de corrientes marinas que hicieran desaparecer cualquier vestigio, pudieron confabularse para hacer pasar inadvertida una fallida incursión aérea (¿tráfico de drogas?), aunque se desconoce el tipo de aparato volante involucrado y su misión cerca de la costa tinerfeña.

Referencias: “El caso del avión estrellado que nadie reclamó”. Ricardo Campo y V. J. Ballester Olmos. En: Espacio y Tiempo, 44, octubre 1994, pp. 44-49. “¿Un ovni estrellado en Tenerife? Alfonso Ferrer. En: Año Cero, año XVIII, 10-207, pp. 54-59.


Manuel Carballal. Investigador del fenómeno ovni, criminólogo, escritor, y autor del libro "Los peligros del ocultismo" (Ediciones Luciérnaga).

1.- .El principal caso, el incidente protagonizado por el capitán Juan Alfonso Sáez-Benito Toledo y el teniente Luís Carbayo el 20 de noviembre de 1970 (Red Eye). Un caso radar visual excepcional protagonizado por dos pilotos de combate en pleno día. Le dedicamos un informe extenso en EOC nº 76. http://elojocritico.info/red-eyes-el-mejor-caso-ovni-espanol/

2.- El segundo, el caso Manises. Pese a las explicaciones alternativas que se le han dado: una conspiración para facilitar la fuga de un terrorista; las chimeneas de escombreras; operaciones de guerra electrónica de la VI Flota, etc, no creo que ninguna explique todo el episodio.

3.- Y el tercero, es una experiencia personal. El unico caso cuya autenticidad me  consta al 100%. Me refiero al avistamiento que vivimos Javier Sierra y yo, en la madrugada del 24 de julio de 1987 en Barcelona.. Después de tantos fraudes, confusiones y manipulaciones como he encontrado en mi investigación del fenómeno OVNI, esa experiencia personal, al final, es el mejor referente para nosotros de que existe un poso genuino en el fenómeno.
 Al ser un tema tan personal me temo que sería larguísimo de explicar. Ocurrió mientras investigábamos a un contactado. A las 12:03 de la madrugada. Está todo grabado, pero curiosamente no hay fotos porque los carretes de las tres cámaras (el mío comprado y revelado en Coruña), el de  Sierra en Castellón, y el tercero en Barcelona, se velaron.


Joaquín Abenza. Investigador del fenómeno ovni y director y presentador del programa de radio "El último peldaño" (Onda Regional de Murcia).

1.- El extraño encuentro de una patrulla de la Guardia Civil con dos objetos no identificados en aguas de Cabo Cope (Murcia). A las dos menos cuarto de la madrugada, del 14 de junio del año 2000, la Patrulla Fiscal Territorial de la VI Compañía de la Guardia Civil, con base en el Puerto de Mazarrón (Murcia), compuesta por un cabo y un guardia, prestaban servicio en primera línea de costa, en el paraje denominado “Casas del Abogado”, en Puntas de Calnegre (en el término municipal de Lorca (Murcia)), cuando fueron testigos de las evoluciones en el cielo, a escasa distancia de su posición, de un objeto ovoidal luminoso que volaba sobre el mar. El objeto se acercó hasta el lugar donde se encontraban. Les dio la impresión de que estaba "buscando algo". En un momento dado lo llegaron a tener muy cerca y temieron que pudiera posarse en la pequeña explanada que ocupaban o fuese a estrellarse contra el montículo que había a sus espaldas. Por ello con una linterna  le hicieron señales de aviso y le gritaron llenos de inquietud. El ovoide luminoso reaccionó retrocediendo y perdiendo altura en dirección a la superficie del mar. En ese momento, bajo la vertical donde estaba el OVNI, el agua empezó a burbujear y emergió un segundo objeto de pequeñas dimensiones, una espacie de “minisubmarino sin torreta”, sobre el cual divisaron unas figuras de color naranja que se movían.
El objeto volador se acercó al "submarino" capturándolo o fusionándose con él y seguidamente tomo altura a una velocidad mayor a la que había llevado hasta ese momento y marchándose en dirección a Cartagena.

2.- La noche de los ovnis: El incidente del barco butanero "Tamames" en aguas del Mediterráneo.  En la madrugada del 6 al 7 de febrero de 1979 el extraño incidente vivido por la tripulación del buque butanero “Tamames” en aguas del mediterráneo abre un capítulo propio en la historia del fenómeno OVNI en España. A las 21:30h del día 6 el marinero de guardia advierte de la presencia de dos luces por babor. De pronto las dos luces se desdoblan en 4, luego 5, y luego más. Empiezan a cambiar de posición en horizontal y en vertical. En la zona el cielo presenta una coloración anaranjada y se ven columnas de humo amarillento. El buque modifica el rumbo hacia la zona por si se trata de un barco en apuros. Recibe extrañas interferencias y el radar no da ecos en la zona donde están las luces pero si capta las costas lejanas. Las luces continúan apareciendo y desapareciendo y adoptando posiciones con formas regulares. Cuando llevan 15 minutos de navegación rumbo a las luces estas desaparecen. A las 21:40h se retoma rumbo hacia Cabo de Palos. El radar presenta fuertes interferencias. A la 1:00h del día 7 se observa en el radar una señal parecida a un chubasco, por la proa. Luego se dan cuenta que son ecos separados, con una perfecta alineación en forma de letra “q”. Se llama por radio tratando de contactar con algún barco próximo y contesta el vigía del “Castillo de Galeras” de Cartagena, que dice que no sabe nada de maniobras por la zona. Conforme se acercan al origen de los ecos desaparecen de la proa y aparecen por la popa. En días inmediatamente anteriores y posteriores se produjeron avistamientos de objetos voladores no identificados en diversos puntos de España e Italia.

3.- El caso Fry. Un clásico. En White Sands, Nuevo Mexico (EEUU) el 4 de julio de 1950 el doctor Daniel Fry, un técnico que trabajaba en la base de pruebas, presenció el aterrizaje de un extraño objeto. Ante este suceso el Dr. Fry se armó de valor y se dirigió caminando hacia aquel artefacto, acercándose hasta el punto de llegar a tocarlo, con la sensación de estar ante algo absolutamente desconocido. La superficie del objeto presentaba un tacto tan suave como el jabón. En ese momento del interior de aquello surgió una voz en tono de advertencia que le conminaba a no tocar el objeto. A partir de ahí nació un episodio de supuestos contactos con seres extraterrestres. Todo esto sucedía años antes de que George Adamski dijera que había entrado en contacto con alienígenas procedentes de Venus y que el fenómeno del contactismo llegase a su punto más álgido. Lo más curioso es que aquellos “extraterrestres” hablaban de forma natural, incluso con acento marcadamente local. ¿Podría tener este caso la clave de muchos de los “contactados” que vinieron después?





Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…