Ir al contenido principal

Los "científicos atómicos" dan un respiro al planeta

El pasado jueves 14 de enero, el conocido como Reloj del Fin del Mundo volvía a mover sus manecillas. El evento tenía lugar en la Academia de las Ciencias de Nueva York, a las 10 de la mañana, hora local, y pudo ser seguido vía internet.
Se trataba de un acontecimiento muy singular, dado que este minutero se mueve sólo una vez cada tantos años. Lejos de constituir un leyenda urbana, el reloj existe de una manera muy física. Los "científicos atómicos", pertenecientes a la organización The Bulletin (o BAS, Boletín de los Científicos Atómicos) tras valorar las circunstancias actuales que se dan en el planeta, en el ámbito de cuestiones como el armamento nuclear o el cambio climático, desplazan de manera efectiva las agujas de un gran reloj (que siempre está al filo de la medianoche) para reflejar cuan cerca está la civilización humana de su colapso. La imagen de los expertos, ataviados con una bata blanca, manipulando el ingenio, ya hace tiempo que ha formado parte de la cultura popular, casi de manera icónica, tal y como hemos podido en la reciente película "Watchmen" (dirigida por Zack Snyder y estrenada en 2009), versión del excelente cómic de Alan Moore.
¿Y cual ha sido el resultado? No demasiado malo. Los miembros de The Bulletin han ajustado el minutero a 6 minutos, frente a los 5 anteriores. Nos han dado un minuto de margen, lo cual, dado los tiempos de corren, no está mal. Sin embargo, tal y como nos advierte el propio panel de expertos, al adelantar el Reloj sólo un minuto más, realmente se nos transmite lo mucho que queda aún por hacer.
Los científicos atómicos han valorado positivamente el grado de conciencia pública en relación al armamento nuclear, así como el cambio de orientación del actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en el ámbito de las relaciones internacionales con respecto a algunos de los países a los que el ex presindete Bush había incluido en su "Eje del Mal".
En alusión al actual presidente norteamericano afirma que "con un mayor enfoque para resolver problemas, no sólo ha iniciado nuevas conversaciones sobre la reducción de armas nucleares con Rusia y ha comenzado las negociaciones con Irán para cerrar su actual programa de enriquecimiento nuclear, sino que está liderando un esfuerzo global por asegurar el material fisible fuera de control, de aquí a cuatro años".
Al mismo tiempo, se suscribe una idea que ya había dejado patente el Panel en ocasiones anteriores: los efectos del cambio climático, a largo plazo, pueden resultar tan perjudiciales como los de una guerra nuclear.
Así, Stephen Schneider, miembro del BAS y profesor de Biología de la Universidad de Stanford, considera que "ya no podemos evitar el calentamiento global. Se halla sobre nosotros, derritiendo rápidamente los casquetes polares, provocando la acidificación de los océanos, la pérdida de los arrecifes de coral, más sequias, incendios forestales más devastadores y la elevación del nivel del mar que amenaza a regiones insulares y costeras. Son signos inequívocos de un cambio en el clima de la Tierra". En este sentido, y pese a los decepcionantes resultados de la pasada cumbre mundial del clima, en Copenhague, elogia los esfuerzos de los países (en especial los más contaminantes del planeta, Estados Unidos y China) por reducir las emisiones de dióxido de carbono.
Para el BAS, "estas medidas sin precedentes, son signos de una clara voluntad política para hacer frente a las dos amenazas más graves de la Humanidad: el terror de las armas nucleares y el cambio climático fuera de control".

65 años haciendo tic-tac
La sede de del Boletín de los Científicos Atómicos se encuentra en el número 6062 de la calle Kimbark (Chicago). Sus integrantes tienen reuniones periódicas en las que analizan el estado del planeta en cuestiones medioambientales o las armas de destrucción masiva. La decisión de adelantar o atrasar el reloj es tomada por la Junta Directiva del Boletín, que incluye a 19 Premios Nobel.
El Reloj constituye una ingeniosa metáfora que, de manera muy gráfica, alerta sobre los peligros que debe afrontar la humanidad.
El origen de la idea se sitúa en noviembre de 1945 cuando un grupo de científicos (muchos implicados en el nacimiento de la primera bomba atómica) tomó conciencia del monstruo que se había creado tras la demoledora experiencia de Hiroshima. Al frente del proyecto se situó Eugene Rabinowitch, quien estuviera trabajando meses antes en el laboratorio metalúrgico del Proyecto Manhattan, y que sería el editor jefe de un boletín que empezó a distribuirse quincenalmente (el primer número corresponde al 10 de diciembre de 1945) . El objetivo fundamental era el de concienciar a la comunidad internacional de la necesidad de controlar los materiales susceptibles de ser usados como armas atómicas. Ya en los primeros números se advierte sobre la intención de otras naciones de conseguir la misma tecnología armamentística, cuestión que se corroboraría indefectiblemente, años más tarde con la primera detonación rusa.
En 1947, se pensó que, para comunicar de la mejor manera posible las indicaciones del boletín, haría falta un elemento más persuasivo. De ahí que, en aquel año, se le encargara a la artista Martyl Langdorf el diseño de un reloj. El minutero se había situado tan sólo a 7 minutos de las 12, en una clara intención de no permitir ningún relajamiento en este asunto. De aquí en adelante, sería el adorno que acompañaría a las portadas de la publicación.
En 1949 ocurrió lo inevitable. Rusia detonaba su primera bomba de uranio, dando lugar a los primeros pasos de la escalada armamentística entre los dos países y, con ello, el inicio de la Guerra Fría.
Los científicos del Boletín pensaron que aquello era muy grave, así que decidieron dotar de vida al reloj, es decir, movieron por primera vez sus manecillas a 3 minutos escasos de la medianoche. Con esta maniobra se realzaba el carácter dinámico del sistema. Con ello se transmitía la idea de que no había tiempo que perder en este terreno. Casi podías escuchar el tic-tac.
El momento en que el Reloj estuvo más cerca de las 12 fue 1953 (sólo 2 minutos) , tras la explosión de la primera bomba H en el Océano Pacífico por parte de Estados Unidos, un artefacto miles de veces más potente que el de Hiroshima. 1991, con la caída del telón de acero y el fin de la Guerra Fría marcaría, sin embargo, el instante de mayor distensión, con un margen de 17 minutos, nada menos. Aunque aquello, claro está, fue sólo una ilusión temporal...
En enero de 2007, el pulso de la comunidad internacional con Corea del Norte e Irán, así como los previsibles intentos por parte de grupos disidentes de hacerse con un artefacto atómico llevaría al reloj a sólo 5 minutos finales. Fue el penúltimo movimiento del minutero. En esta ocasión, por primera vez, se incluyó el cambio climático como un riesgo potencial para la Humanidad.
Sobre el Reloj de Chicago hablé ampliamente en mi libro El Reloj del Fin del Mundo (Ed. Nowtilus, 2008).

Primera edición del Boletín de los Científicos atómicos (diciembre de 1945):



Enlaces de interés:









Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros en La Cuarta Fase

"Soy la actriz Milla Jovovich, interpreto a la doctora Abigail Tyler. Este filme es una dramatización de eventos ocurridos en octubre de 2000. Cada escena está apoyada en imágenes de archivo. Parte de lo que verán es extremadamente perturbador". Con estas palabras daba comienzo La Cuarta Fase (Olatunde Osunsanmi, 2009) La propia Jovovich daba carta de veracidad a los hechos que se iban a reproducir delante del espectador en la siguiente hora y media; una maniobra muy arriesgada por parte de la actriz de origen ucraniano, como ahora veremos. La Cuarta Fase recrea los sucesos que presuntamente tuvieron lugar en el pueblo de Nome, Alaska, en el año 2000. A modo de documental se narra como algunos vecinos habían sufrido inquietantes experiencias nocturnas en las que sentían la presencia de un ser no humano en su propia habitación, algo que inevitablemente terminará experimentando la propia doctora Abbey Tyler. Durante las sesiones de hipnosis a las que la psicóloga somete a sus pa…

Hugo Chávez, ¿víctima de los reptilianos?

“Nosotros no tenemos ninguna duda en este punto. Los enemigos históricos de nuestra patria buscaron el punto para dañar la salud de nuestro comandante. De momento, ya tenemos bastantes pistas sobre este tema y tendrá que ser investigado por una comisión especial a nivel científico. Ha habido otros casos en la Historia, demasiados casos, como el de Yaser Arafat”. Eran las recientes palabras del actual presidente al cargo de Venezuela, Nicolás Maduro, para referirse a una posible complot en la muerte de Hugo Chávez.
El responsable político no hacía sino aumentar las tesis conspirativas que ya venían circulando en torno a la figura de Chávez, desde que enfermara de cáncer hace dos años.

Los fantasmas del accidente de Los Rodeos

Se cumplen 36 años del mayor accidente aéreo de la historia y aún resuenan con fuerza los ecos de la tragedia. El 27 de marzo de 1977, tuvo lugar un encadenamiento de nefastas circunstancias que hicieron irremediable la tragedia. Ese día, el aeropuerto de Los Rodeos, en el norte de Tenerife, se vio desbordado por la cantidad de aviones que llegaban desde el aeropuerto de Gando,  en Gran Canaria, debido a un artefacto explosivo que había estallado en el interior de sus instalaciones. La situación de caos vivida en Tenerife, sumada a la densa niebla y a una acción precipitada de despegue por parte de un avión de la compañía holandesa KLM, fueron algunos de los ingredientes del desastre. El balance no pudo ser peor: 583 muertos entre los dos aviones que colisionaron.

Claves sobre Prometheus. El origen dirigido de la vida

La última película de Ridley Scott, más allá de su prodigioso despliegue visual o sus erráticos giros de guión, plantea una serie de cuestiones trascendentales que tienen que ver con la vida, la muerte o si estamos solos en el universo. En la capacidad visual y narrativa de poner estos asuntos sobre el tapete es donde reside quizás una de sus mayores virtudes. Scott logra trasladar estos elementos directamente a la fibra sensible del espectador y éste no puede evitar plantearse si realmente la humanidad podría haber sido la creación de unos dioses-extraterrestres. El debate no hace sino abrirse cuando aparecen los créditos finales de la película, tal y como pueden dar cuenta los foros en Internet que bullen con innumerables preguntas sin respuesta. Como acertadamente me decía un amigo, lo mejor de la película ocurre cuando sales de la sala del cine.

Antiguos túneles descubiertos en La Laguna

El primer medio que se hizo eco del hallazgo fue la revista digital Ángulo 13, el jueves 25 de junio. El siguiente día, viernes, aparecería en diferente rotativos como ABC o La Opinión; este último diario dedicándole la portada a tan curioso asunto.
Un par de días antes, el escritor Fernando Herraiz se ponía en contacto conmigo para ponerme al tanto de un asunto que sabía que seguía con gran interés y discreción: él, junto al investigador Jesús Tremps, habían hallado un antíguo túnel bajo el casco urbano de la ciudad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife). Las fotos que me dejó (y que van adjuntas a este texto) eran muy sugerentes.
Tal y cómo me comentaba Herraiz, se trataba de un acceso bajo tierra de, aproximadamente, metro y medio de ancho por dos de alto. Se podía entrar por el cercano barranco de Cha Marta, en dirección hacia la Iglesia de La Concepción. Cuando se han avanzado unos 150 metros se hace imposible seguir ya que un importante derrumbe lo impide aunque el foco de la linte…